Especiales Vicepresidencia

Discurso

Palabras de la señora Vicepresidente en la Instalación del Congreso de los 50 años de Confecámaras

Cartagena, Colombia, 12 de septiembre de 2019

Empiezo por decirle al doctor Julián Domínguez que recuerdo todavía con horror cuando en estos escenarios solo había hombres, qué bueno doctora María José, que usted está acá como presidenta de la junta directiva de Confecámaras.

Estamos en un momento Irreversible en el cual Colombia reconoce y reconocerá cada vez más la importancia, el papel de la mujer, en la economía colombiana, en el mundo de los negocios, en el emprendimiento; aquí hay varias presidentas de Cámaras de Comercio y es muy importante que el país siga promoviendo esta participación de las mujeres en la economía.

Este empoderamiento económico de las mujeres fue un tema sobre el cual tuvimos oportunidad de compartir con la señora Ivanka Trump, la semana pasada, precisamente, a raíz de la invitación que le hicimos para que conociera de cerca la política que venimos desarrollando con el presidente Iván Duque para lograr este empoderamiento económico de las mujeres colombianas.

No vamos a hablar del empoderamiento político, ni del empoderamiento emocional, pero es muy importante entender que cuando abogamos por que haya más mujeres en la economía, más mujeres en las juntas directivas, más mujeres liderando las empresas, es porque estamos convencidos de que se requiere la participación de las mujeres para que haya mayor crecimiento económico.

El ingreso de las mujeres al mercado laboral, al desarrollo de un tejido empresarial más fuerte y competitivo, no es algo que responda simplemente a criterios de equidad, es algo que responde a los criterios de necesidad, es la necesidad nacional tener más mujeres activamente involucradas con la economía para lograr un mejor crecimiento en las empresas.

Tal como lo demostró Christine Lagarde, siendo ella la presidenta del FMI, -la primera vez que una mujer era presidenta del FMI y ahora del Banco Central Europeo- varios estudios que ordenó demostraron cómo la mayor participación de las mujeres en el desarrollo empresarial podría generar un crecimiento del Producto Bruto Mundial en tres puntos, por lo menos.

Estos son varios trillones de dólares que se aumentarían en la economía, y por eso lo digo en este auditorio, felicito a tantas mujeres que son emprendedoras en nuestro país. Tenemos que trabajar para que cada uno de sus emprendimientos tenga más perdurabilidad, más competitividad y es un gusto, justamente hoy, cuando estamos celebrando los 50 años de existencia de Confecámaras.

Son cincuenta años en los cuales este gremio le ha aportado al desarrollo regional, al desarrollo empresarial de nuestro país, a través de las Cámaras de Comercio, como las instituciones por definición, promotoras del desarrollo empresarial, de la formalización y de la diversificación económica de nuestra región.

Es por eso que las Cámaras de Comercio, a través de Confecámaras y, por supuesto, a través de su presidente, se han convertido en interlocutoras esenciales de primer nivel para el Gobierno Nacional, sobre los retos y oportunidades que tiene nuestro país para lograr un mayor desarrollo en la iniciativa privada, mayor competitividad nacional e inserción de bienes y servicios de Colombia en el mercado internacional.

Cuando la doctora María José hablaba de los detonantes de crecimiento y desarrollo, todos los compartimos, pero tenemos que pensar en esta gran sombrilla, ningún detonante realmente puede suplir la importancia de tener un país con seguridad: física, económica, jurídica, porque todo esto es lo que realmente nos puede dar un desarrollo continuo, de largo plazo, para el desarrollo nacional.

Y es esa la razón por la cual nuestro gobierno está empeñado en que tengamos un país comprometido con esta seguridad que nos brinda la legalidad, tenemos que lograr hacer negocios, donde vivir en la cotidianidad se haga siempre bajo el compromiso de cumplir las leyes, respetar la Constitución y atender las normas, esa es la única garantía para tener una vida en comunidad que nos dé posibilidades de progreso y bienestar para todos los colombianos.

En segundo lugar, además de la legalidad, el emprendimiento. Ustedes representan esa iniciativa empresarial y emprendedora que hay en nuestro país. Pero cuando hablamos de emprendimiento, no solamente hablamos de las nuevas empresas, también hay emprendimientos que se desarrollan dentro de las empresas actuales y tenemos que promover todas estas iniciativas con una visión de largo plazo, darles seguridad jurídica, normativa, confianza en el desarrollo futuro de sus actividades.

La legalidad y el emprendimiento, como lo ha dicho repetidamente el Presidente Iván Duque, nos tienen que permitir un país con equidad, eso es lo que le ha hecho falta Colombia, lo que le ha servido de pretexto a los que están en contra de este sistema que nosotros representamos, porque ustedes y nosotros representamos una misma cosa, representamos una convicción de que Colombia puede salir adelante y va a salir adelante, gracias a la unión de esfuerzos del sector empresarial y de nuestro gobierno que le apuesta todo al desarrollo empresarial, a la iniciativa privada, a la inversión, a la generación de riqueza.

Porque en este país no podemos seguir con actitud vergonzante sobre lo que significa generar riqueza, ni sobre lo que significa crear empresa, es esa actitud, a veces timorata, frente al desarrollo empresarial, lo que ha ocasionado en el pasado actitudes erráticas, por lo que se asume una actitud vergonzante frente a la generación de riqueza.

Colombia necesita más y más generación de riqueza, a través del sector empresarial, pero sobre todo de riqueza bien habida, y por eso empecé hablando de la legalidad, porque un país que genere riqueza con legalidad, va a permitir que ésta llegue a todos los sectores sociales, a todas las regiones del país, y eso es lo que nos llevará a la equidad, a un país en donde seamos iguales, donde tengamos las mismas oportunidades, donde las posibilidades de progreso estén abiertas para todos desde el día de nacer y, por esa razón, estamos tan convencidos con el presidente Iván Duque, de que esta apuesta por la legalidad, por el emprendimiento y la equidad, es la que necesita Colombia y vamos a trabajar por ello hasta el último instante de nuestro gobierno, pero los necesitamos a ustedes.

Ustedes y nosotros somos uno solo, porque estamos representando un sistema de desarrollo empresarial, un sistema de economía de mercado, un sistema democrático que, por supuesto, no es perfecto. Claro que reconocemos que no ha llevado riqueza a todos, que se mantienen los niveles de desigualdad, lo que es totalmente inaceptable. Reconocemos también un sistema democrático que no ha sido perfecto, que ha mantenido, a varios, excluidos de una participación real en el manejo del poder político, pero a pesar de las deficiencias, es un sistema valioso que tenemos que preservar y mejorar desde adentro, y ese es el desafío del gobierno y los empresarios.

Este es el desafío que tenemos y hay que tomar correctivos en el funcionamiento de la política, haciéndonos más creíbles, más legítimos, que representemos realmente este sistema democrático, lograr que esta equidad cierre la brecha que existe en Colombia, la brecha de pobreza, la brecha entre las regiones y ese es el empeño que tiene el presidente Iván Duque y todos los que hacemos parte del Gobierno Nacional.

Por esa razón, es tan importante el trabajo conjunto con las Cámaras de Comercio para lograr que la formalización empresarial, el emprendimiento, la innovación, la competitividad, la sostenibilidad ambiental nos permitan tener un sector productivo pujante, que llegue al mercado internacional de manera cada vez más eficiente, un sector productivo que genere los empleos que Colombia necesita.

Tenemos un desafío enorme para que no siga aumentando la tasa de desempleo a pesar de la gran cantidad de migrantes de Venezuela, y la única manera de lograrlo es con un crecimiento superior de nuestro aparato productivo. Claro que este crecimiento requiere necesariamente de un enfoque hacia el mercado internacional, una dinámica exportadora que, desafortunadamente, se ha ralentizado, se ha desacelerado y que tenemos entonces que ver cómo impulsamos todo su potencial.

Por esa razón, vemos que el país tiene sin duda un montón de oportunidades, que nuestro crecimiento ha sido muy superior a las proyecciones de crecimiento global, sabemos que hoy las proyecciones de crecimiento global, incluyendo Asia, se limitan a un 2.6%. Según la CEPAL, las economías desarrolladas crecerán a un 1.2% este año, por supuesto, sabemos de la gran incertidumbre que se deriva de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

De tal manera que todo esto nos muestra que, las economías desarrolladas y la economía mundial van a crecer por debajo de la economía colombiana, que mínimo crecerá un 3%. Y, si todo el sector empresarial que ustedes representan en las Cámaras de Comercio, se compromete en seguir adelante con los Pactos por el Crecimiento, que hemos venido trabajando durante los últimos 6 meses, créanme que este país sí puede crecer por encima del 3% este año y los años subsiguientes, que es la apuesta que está haciendo el Gobierno Nacional.

Ustedes saben muy bien que en todas estas proyecciones, hay una gran incertidumbre, como lo dije anteriormente, pero también vale la pena tener en cuenta que en estos Pactos por el crecimiento hemos venido desarrollando, hemos estado analizando sector por sector, cadena productiva por cadena productiva, cuáles son los factores que limitan el crecimiento, qué está inhibiendo una mayor inversión, un mayor crecimiento económico, más producción, más ventas, más exportaciones, más empleos… y en este análisis micro, hemos encontrado montones de dificultades que, viéndolas individualmente, ninguna de ellas tiene tanto impacto, pero es el conjunto de estas dificultades lo que está inhibiendo un mayor desarrollo de nuestro aparato productivo.

Por esa razón, a pesar de las quejas y críticas de los que siempre, lamentablemente, le apuestan a ver a Colombia como un vaso de agua medio vacío, nosotros vamos a seguir con empeño en este trabajo micro, porque lo macro también hay que hacerlo y siempre lo hemos hecho, sabemos que constituye una condición esencial, indispensable, pero no suficiente.

Tener una buena macroeconomía es una necesidad, pero tenemos que ver a nivel micro qué pasa en cada sector, cómo lograr mejores cadenas productivas, cómo fortalecer todos y cada uno de los eslabones y cómo tener un propósito real de insertarnos en el mercado internacional, haciendo parte de las cadenas globales de comercio y de la economía.

Esta es una época bastante desafiante, la Cuarta Revolución Industrial, con todas las tecnologías de la información, las comunicaciones y la biotecnología supone para nuestro país un esfuerzo adicional por entender hacia dónde va la producción mundial, hacia dónde va la competitividad.

Es un tema que también vamos a compartir con ustedes, precisamente, vamos a tener en Cartagena, durante lunes y martes, la segunda reunión presencial de la Misión de Sabios, que viene trabajando de la mano con nosotros para ver cómo Colombia obtiene una hoja de ruta, que le permita fortalecer su aparato productivo actual, pero también actualizar las condiciones de competitividad, en función de esta cuarta Revolución Industrial, en función de la convergencia que tiene que haber entre la tecnologías de la información y las comunicaciones, y todo el desarrollo biotecnológico, en el que sabemos que los diagnósticos médicos que se puedan hacer a través de la tecnología, generan condiciones de tratamientos más eficaces y a costos más reducidos, como para mencionar simplemente uno de los ejemplos.

De tal manera entonces, que es dentro de esta conciliación, dentro de esta complementariedad, entre la visión macro y micro, como nuestro gobierno está apostando, en este momento, a que cada sector de la actividad productiva, dé un salto largo hacia delante.

El doctor Julián Domínguez con su gran liderazgo y capacidad de trabajo formidable, nos ha estado acompañando desde el día 1 del gobierno en la Comisión Nacional de Competitividad, al igual que hace ya 20 años, porque tristemente, hay esfuerzos que se empezaron hace ya muchos años y que, después, en este discontinuo de nuestras políticas públicas, se suspendieron.

Afortunadamente, hoy, como hace 20 años, es el propio Presidente de la República, quien está presidiendo la Comisión Nacional de competitividad, quien ha dicho: yo no quiero reunirme una vez al año, quiero reunirme, por lo menos, cuatro veces al año para ver qué está pasando con la competitividad nacional, porque tenemos una responsabilidad como gobierno de contribuir en todo lo que esté a nuestro alcance para que este país dé un salto largo adelante en materia de competitividad.

Y como desarrollo de esta Comisión Nacional de Competitividad y todo este sistema de competitividad e innovación, también hemos creado un comité Regional de Competitividad, que estoy presidiendo yo, y ese comité debe trabajar de la mano con todos ustedes, de las Comisiones Regionales de Competitividad.

Hemos empezado recientemente unas visitas, porque queremos ir al terreno, trabajar allí con los ministros o viceministros, los directores de institutos, de la mano también con la doctora Clara Parra, que es una extraordinaria consejera presidencial, que ha venido durante este año del gobierno, desarrollando, fortaleciendo, todo este Sistema Nacional de Competitividad para lograr esta convergencia entre lo macro y lo micro.

En materia macro, el Gobierno Nacional, desde el primer día, se concentró en lo que había que hacer, la ley de financiamiento es un extraordinario instrumento que tenemos que aprovechar al máximo. Desafortunadamente, por razones políticas, y no sabemos qué otras, lamentablemente la demandaron; entonces, hay algo de incertidumbre sobre cuál vaya a ser el pronunciamiento de la Corte, pero ojalá que el pronunciamiento sea a favor de mantener ese instrumento.

La ley de financiamiento da señales claras sobre el compromiso que tiene este gobierno con que las tasas de tributación de las empresas sean más razonables, unas tasas de tributación que sean más o menos equivalentes a la que los competidores de nuestros empresarios tienen que pagar en otros países, y por esa razón, creemos que, en esa ley de financiamiento, está en buena parte concentrado el esfuerzo macro de nuestro gobierno.

Entonces, en lo micro, viene el trabajo que se está articulando con todos los ministerios del gobierno. El Ministerio de Comercio Exterior, en primerísimo lugar, todo lo que tiene que ver con simplificación de trámites, con la eliminación de trámites innecesarios, con ventanillas únicas que garanticen una mayor agilidad en los negocios, ustedes son actores de este sistema, ustedes saben perfectamente que, de nada sirve que haya decretos simplificando trámites, si no llevan esto al terreno, si ustedes en la operación diaria de las Cámaras de Comercio, no lo convierten ahora en una verdadera diferencia de fondo, en una ventaja competitiva para nuestro país.

Y en esas Comisiones Regionales de Competitividad, estamos trabajando sobre las agendas de competitividad de los departamentos. Sabemos que muchas de esas agendas ustedes las empezaron a trabajar desde la administración anterior.

Nosotros queremos que todo ese trabajo valioso, lo complementemos con lo que estamos haciendo hoy, porque son muchos los instrumentos que estamos afinando para beneficio del sector privado: el Sena, donde hay una serie de programas adicionales para lograr dar una formación del capital humano, que sea más pertinente, que realmente resuelva cuellos de botella en el desarrollo empresarial, sumado a lo que está haciendo el Sena, todos los instrumentos de financiación, hay muchísimos instrumentos adicionales y también algunos que son puntuales, que están dirigidos a determinadas regiones, por ejemplo, lo que hemos hecho recientemente para toda la frontera con Venezuela.

Ustedes saben que el liderazgo del Gobierno Nacional es muy importante para lograr que Venezuela recupere la libertad y la democracia, y en ese momento, tenemos nosotros una posibilidad enorme de que sea Colombia el primer proveedor del mercado venezolano. Por eso, establecimos condiciones especiales para las empresas que se ubiquen en todo en la frontera con Venezuela, para los departamentos de Guajira, Norte de Santander, Arauca y Vichada.

Tenemos que lograr nosotros que estos instrumentos lleguen al terreno, a través de ustedes, de las Cámaras de Comercio, y en esas agendas de competitividad es donde tenemos que hacer un esfuerzo enorme, ustedes y nosotros, para que los mandatarios locales asuman con un gran sentido de responsabilidad y una visión de largo plazo, el trabajo para cerrar la brecha regional, para que cada departamento de Colombia pueda tener un mayor crecimiento económico, en función de su potencial productivo.

Hay que tener la mirada en qué nuevos proyectos se pueden desarrollar, pero a partir de los proyectos que existen, es muy importante el trabajo en las Cámaras de Comercio, porque son ustedes los garantes de que esto tenga continuidad con los nuevos gobernadores. Ese es el mensaje que hemos venido dándoles a los gobernadores actuales, que en su entrega del cargo tengan muy en cuenta las agendas de competitividad, y es el mensaje que les daremos a los nuevos gobernadores, una vez elegidos, para que le den continuidad a esos esfuerzos.

Dentro de los Pactos por el Crecimiento que estamos haciendo, como ustedes saben, con 45 gremios. El presidente de la República y los distintos gremios firmaron ya doce. Para nosotros fue muy alentador que, después de identificar todas las reformas que tenía que hacer el gobierno, sobre todo, en materia de trámites, en trabajo interinstitucional, en que por ejemplo, los permisos del Invima y los del ICA, se trabajen con un criterio de simultaneidad y de agilidad, después de eso, lo importante es que de esos 45 gremios, cada uno, analizó al interior de su sector productivo, qué tanto más podían crecer, qué tanto más podían generar empleos, qué tanto más podían generar exportaciones.

Y en esos 12 primeros pactos, hay un compromiso con aumentar los empleos en Colombia, en 850.000 empleos, en aumentar las exportaciones no tradicionales, en 3500 millones de dólares; en aumentar la demanda, la oferta interna, la inversión. Empezamos, entonces, con una segunda etapa de pactos, la semana pasada. Ya tenemos, en este momento, el sector farmacéutico, el sector frutícola. En todos ellos, tenemos un potencial enorme de crecimiento económico y tienen que ser las Cámaras de Comercio, las que nos ayuden en esta continuidad y, sobre todo, en los servicios que deben ofrecer a los empresarios.

Quiero decirles: no todas las Cámaras son iguales, sabemos que hay una gran asimetría regional. No es igual recargarse sobre los empresarios de Putumayo, y no quiero minimizar la importancia que tiene el departamento, o sobre los empresarios de la Guajira, y pensar entonces que las Cámaras de Comercio en sus departamentos pueden hacer lo mismo que la Cámara de Comercio de Bogotá.

Confecámaras tiene un papel importantísimo al elevar las capacidades institucionales de las distintas cámaras Y ustedes, los más grandes, que sé que ya lo han venido haciendo, pues continuar entonces compartiendo experiencias, lecciones aprendidas, para regionalizar estas estrategias que viene desarrollando el Gobierno Nacional y generando esas condiciones de crecimiento, en todos los departamentos, sin excepción.

Sólo quiero solicitar, una vez más, al doctor Julián Domínguez –que siempre ha dicho sí- un sistema de Cámaras de Comercio muy articulado, apoyándose en esfuerzos unos a otros, pero llegando a los empresarios. Hay que mirar qué más se puede hacer por parte de las Cámaras, en capacitación, en apoyo a todas estas cadenas productivas, y labores también muy importantes que está haciendo el gobierno.

Ayer, justamente, concluimos en la definición de todo lo que va a contener el censo económico nacional, lo está trabajando el Dane. Quién lo creyera: hace 30 años no se hace un censo económico en Colombia y vamos a tener nosotros, por primera vez en 30 años, un perfil clarísimo que nos muestre cómo está compuesto el aparato productivo colombiano, qué tantos son microempresarios, qué son actividades de sostenimiento, que no son verdaderas empresas ni pueden serlo si no tienen escala, si no tienen condiciones adecuadas.

Y en ese censo económico, es muy importante el papel de las Cámaras y el de Confecámaras, para tener nosotros la radiografía completa que nos permita ver cómo fortalecemos la política pública, para que las empresas en cada región del país puedan tener mejores condiciones de inserción internacional y de encadenamiento productivo.

Y yo quiero hablarles a ustedes de la formalización. Nuestro país no puede seguir con los niveles de informalidad que tenemos hoy. Es tremendamente preocupante, porque esos son los detonantes de un problema social en nuestro país, estamos totalmente conscientes de que aquí hay gente que quiere terminar este sistema, porque creen que hay otras opciones mejores para Colombia. Nosotros estamos convencidos de que la mejor opción de Colombia es una economía de mercado, es un sector empresarial y una iniciativa privada, es una democracia fortalecida y mejorada desde adentro, pero ello, no puede convivir con los niveles de informalidad y precariedad en que vive buena parte de nuestra población.

Lo decía ahora la doctora María José, tenemos la satisfacción de decir que hemos bajado a la mitad los niveles de pobreza, sí, empezamos este siglo con un 50% de colombianos viviendo en condiciones de pobreza, hoy son el 27%. Pero resulta que tener un 27% de personas pobres en Colombia, significa tener 8.000.000 de personas pobres, y eso es totalmente inaceptable, porque lo vemos a tres cuadras de acá, porque lo vemos en todos los departamentos de Colombia.

Y para acabar la pobreza, hay que acabar la informalidad, y es posible acabarla, contribuyendo a que las personas tengan una capacitación, tengan también un apoyo y puedan convertir muchas de sus actividades económicas en emprendimientos, que los asocien, que les permitan trabajar y tener algunas escalas. Y eso lo vamos a empezar a hacer, a través de fortalecer el sistema cooperativo en nuestro país, lograr que varias personas informales se puedan asociar a través de cooperativas que sean empresariales, que estén orientadas en función del mercado, y en eso estamos trabajando también muy de la mano con los partidos que hacen parte de la coalición y, muy especialmente, con el partido MIRA. Aquí tenemos a nuestra querida senadora y también ha sido un trabajo con el viceministro de trabajo, de tal manera, que esa formalización es parte de la agenda pendiente de este país y vamos a sacar adelante de la mano de todos los demás miembros de la coalición, este propósito de tanta gente que está informal en nuestras calles, entre otras cosas.

Yo quiero terminar diciéndoles que en el tejido empresarial colombiano realmente está la esperanza que tenemos nosotros de lograr que Colombia sea ese país que todos queremos: un país seguro, justo, equitativo, emprendedor, innovador, influyente. Porque ese es el país que nos tiene que dar la paz que todos queremos y merecemos.

Y como Confecámaras es un gremio, que tiene un extraordinario liderazgo, pero también una extraordinaria composición, porque en las Cámaras de Comercio hay pequeñas, medianas y grandes empresas, aquí ese tejido empresarial está más que bien representado, y queremos decirles que vamos a trabajar de la mano de ustedes. Una de nuestras campeonas en este tema está aquí sentada, nuestra viceministra Laura Valdivieso. En todos los sectores de la producción colombiana hemos visto el potencial enorme; el sector del turismo, sin ir muy lejos, en donde la verdad, Colombia no había visto antes un gran potencial por nuestras dificultades de seguridad, pues ahí tenemos nosotros una capacidad enorme, por el aumento exponencial que está teniendo el turismo.

Yo quiero decirles, cuenten ustedes con que tienen en el Presidente Iván Duque y en nuestro gobierno, unos aliados del sector empresarial. Asuman la bandera de lo que ustedes representan, con orgullo, con un gran sentido patriótico de decir “con nosotros este país va a salir adelante, sin nosotros las posibilidades de Colombia son nulas”, porque sin un desarrollo empresarial competitivo, Colombia no tiene realmente ningunas posibilidades.

Y esa competitividad y el desarrollo empresarial, tienen que venir de la mano de la legalidad. Aquí no se vale nadie que esté buscando hacerle esguinces a las normas, hemos hecho todos los esfuerzos en simplificación, pero también para tener mejores controles, que estemos seguros de que aquí se acaba la evasión de impuestos, que estemos seguros de que el contrabando hay acabarlo, y por eso, yo felicito muy especialmente el trabajo que han venido haciendo ustedes en Confecámaras, en sus mesas, por la transparencia.

El país puede acabar la corrupción, en la medida en que estemos comprometidos todos con la transparencia; que lo que se hace en el sector empresarial y en el sector público, esté todo sobre la mesa, que no haya decisiones por debajo de la mesa, que no tengamos acá un doble discurso, porque lamentablemente, este es un país que se mueve a veces con esos dobles discursos, una cosa en público y otra en privado.

El país tiene que aprender a actuar siempre de manera transparente, es decir que lo que se dice y se hace en público, corresponda a lo que se dice y se hace en privado. Ustedes como empresarios, son el referente de sus trabajadores, de los proveedores. Ustedes están dando el ejemplo de cómo se hace, cuál es el deber ser. Qué mejor que tener un sector empresarial que sea hoy, mañana y siempre, referente de la ética referente de un sentido verdaderamente incluyente en esta sociedad y referente de la transparencia, que nos permita a nosotros ganar esta lucha contra la corrupción, porque son los corruptos, es el narcotráfico, es la ilegalidad es toda la criminalidad alimentada por esas actividades ilegales, la que nos ha tenido tantas veces con incertidumbre sobre el futuro de Colombia.

No olvidemos que, en Colombia, el contrabando es algo que está íntimamente ligado al narcotráfico. No olvidemos que cuando hay tolerancia con el contrabando para comprar unas materias primas más baratas, estamos indirectamente instalando y apoyando el contrabando, y no olvidemos que estamos indirectamente apoyando el narcotráfico, y no olvidemos que contrabando y narcotráfico han sido las herramientas por excelencia que han utilizado en nuestro país esas organizaciones criminales, terroristas, que nos ha tocado enfrentar y combatir miles de veces. Y lo seguiremos haciendo hasta lograr un día en que Colombia pueda decir, ahora sí pasamos para siempre la página del terror, de la ilegalidad, de las amenazas, de las extorsiones a los ciudadanos, y a los empresarios, porque hemos sido capaces, con legalidad y con un Estado que cumpla firmemente con sus funciones, de defender a los ciudadanos y defender nuestro sistema democrático; pero también de la mano de un sector empresarial que, firmemente dijo sí a la transparencia, no a la corrupción, sí al desarrollo de nuevos empleos de competitividad, no a la mediocridad que nos ha tenido sumidos tantas veces en estas tasas de desempleo y en estas tasas de informalidad, y en estas tasas también de pobreza que tenemos que superar de una vez para siempre.

Muchísimas gracias, doctor Julián; doctora María José, por habernos invitado a la instalación de este congreso de Confecámaras, tan importante para Colombia. Los próximos 50 años no los veremos, pero estoy segura de que los 50 años siguientes van a depender mucho de los temas tan pertinentes que han escogido ustedes para la asamblea, que está vez nos congrega.

Muchísimas gracias.

  

 

Relacionadas