Especiales Vicepresidencia

Discurso

Palabras de la Vicepresidente de la República, en el Congreso de Acopi

Barranquilla, Atlántico, 29 de agosto de 2019

Este congreso es la mejor demostración de que el tejido empresarial de este país es robusto, es activo, tiene unas posibilidades enormes, que estamos nosotros refrendando como Gobierno.

Este sector de las pequeñas y medianas empresas necesita más acompañamiento, más efectividad del gobierno, y por eso queremos decirles: aquí estamos, creemos en ustedes, confiamos en ustedes, los necesitamos. ¡Colombia los necesita!, para sacar adelante nuestro país con crecimiento económico, con generación de empleo.

Saludo al doctor Jairo Pulecio, presidente de la Junta Directiva de Acopi, muy completo su mensaje y muy motivador para nosotros por el trabajo que estamos haciendo. Saludo también a la doctora Sonia Monroy, subdirectora de Colciencias, tema supremamente importante que tiene que ver con la necesidad de mejorar la productividad de las Pymes, la innovación es fundamental para ello, y es en lo que tenemos que concentrar buena parte de nuestra tarea. A todos los miembros de la junta directiva de Acopi, a los panelistas internacionales, a los invitados especiales, a todos los miembros de los medios de comunicación.

Quiero contarles que este sector de las pequeñas y medianas empresas está representado en doce pactos que ya firmamos nosotros. ¿Pero, qué sucede?: hay pequeñas y medianas empresas en todos los sectores de la producción nacional. El 97% de la producción de este país depende de pequeñas y medianas empresas. Lo que hicimos con el Presidente Iván Duque y todos los ministros, fue dar durante el primer año un mensaje muy claro: este es un gobierno que se la juega por un crecimiento sostenido, que nos permita recuperar el potencial de la tasa de crecimiento económico de Colombia que debe estar en el 4,5% anual.

Sabemos que este país tiene con qué recuperar esa tasa de crecimiento, que debe ser nuestra línea base hacia el futuro, hacia el mediano y el largo plazo, pero también sabemos que, en esa construcción del mensaje del primer año, era muy importante dar señales claras del compromiso de este gobierno con el sector empresarial.

Ese mensaje inequívoco está primero en esa ley de financiamiento, que se sacó adelante en el Congreso, ténganlo muy en cuenta, sin mermelada, sin puestos, sin ningún tipo de acuerdos por debajo de la mesa con la clase política.

Es importante también que ustedes tengan en cuenta que hay un cambio cualitativo en la manera en la que este Gobierno está gobernando, acercándose a los empresarios, pero también permitiendo legislar de manera transparente, sin que haya nada distinto del interés nacional para sacar adelante en el Congreso las leyes que el país necesita.

Sacamos adelante la Ley de Financiamiento y el Plan Nacional de Desarrollo. Y en esa ley, la reducción de impuestos corporativos a las empresas, es un mensaje contundente, sabemos que no podemos seguir ahogando a los empresarios a punta de impuestos. Empresarios son ustedes, los pequeños y los medianos. A veces uno oye mensajes altisonantes diciendo que los empresarios son los ricos del país, pero los empresarios, en su mayoría son pequeñas y medianas empresas. Entonces, bajar esa carga impositiva era fundamental para generar condiciones que estimulen más inversión en el sector de pequeñas y medianas empresas.

El Plan Nacional de Desarrollo es también un mensaje contundente, que nos muestra cuáles son los ejes sobre los cuales nuestro país debe estar avanzando. Primero, el eje de la legalidad; sabemos que Colombia es un país que lamentablemente ha tenido una actitud muy tolerante con el incumplimiento de las normas, incumplimiento por parte de todos: funcionarios, empresarios, un incumplimiento generalizado. Quizás también por esa atomización, por esa cantidad de normas. Por eso es tan importante el liderazgo del ministro José Manuel Restrepo. Tenemos que simplificar, limpiar, aclarar, mostrarle a cada quien, en esta sociedad, cuál es el marco normativo que nos regula. Que todo el mundo lo cumpla y lo acate.

Pero ese mensaje de la legalidad es supremamente importante, porque la legalidad también es un derivado del respeto. El respeto a la vida, a la integridad de cada quien, el respeto a la palabra empeñada, a los contratos, a las condiciones laborales de los trabajadores, porque una sociedad que respeta, es una sociedad que progresa, que tiene condiciones claras para poder avanzar. Y ese mensaje queremos que sea un eje que haga reconocer el legado de este gobierno.

Segundo, el eje del emprendimiento: cuántas pequeñas y nuevas empresas vamos a conformar en los próximos tres años. Esperemos que sean miles, porque en cada uno de los campos de la actividad económica hay espacios. Y tenemos que lograr que estas nuevas empresas tengan claridad, hacia dónde pueden tener mejores proyecciones. Porque ese tema del emprendimiento es lo que mejor potencial de crecimiento le va a dar a la economía colombiana.

Nuestro esfuerzo está en apoyar los emprendimientos existentes y generar nuevos, que permitan que ese tejido empresarial siga creciendo. Hay elementos transversales de nuestra política como el tema de la ciencia, la tecnología y la innovación, que tiene que llegar a todos, para que haya un sector empresarial más informado; unos jóvenes que, con mejor información, sepan hacia dónde pueden apuntar todas sus iniciativas empresariales, sus ideas de nuevos negocios.

¿Por qué son importantes la legalidad y el emprendimiento? Porque queremos que al final de este gobierno, tengamos un país que cierre la brecha de desigualdad entre los ciudadanos y las regiones. Ese es el gran problema que tiene Colombia: la informalidad, la desigualdad, regiones tremendamente abandonadas, con una ausencia del Estado por muchos años; ciudadanos que no tienen la cobertura de servicios básicos, y por esa razón, en consecuencia de tener más crecimiento económico, más generación de empleo, más formalidad en la actividad económica, tenemos que cerrar esa brecha de desigualdad, tener más gente con seguridad social, que pueda acceder a una vivienda, sobrellevar su vejez, que es una de las grandes incertidumbres y temores de los ciudadanos en Colombia.

Por esa razón, después de haber pavimentado el camino durante el primer año, con ese Plan Nacional de Desarrollo, con esa ley de financiamiento, con un mensaje claro sobre la importancia que le damos al sector empresarial, nos concentramos, a partir de enero de este año, en micro, mirar cada uno de los sectores de la actividad productiva: dónde tiene limitaciones, qué está frenando la posibilidad de un mayor crecimiento en la producción y las exportaciones.

Necesitamos un sector de las pymes más enfocado en el mercado internacional, aunque ha habido un crecimiento, y eso es una tendencia muy positiva, necesitamos aumentar la participación de las pymes en todas las compras del Estado, aumentar la asociatividad para salir a conquistar las compras estatales de los países, con los cuales tenemos acuerdos de libre comercio. Debemos tener más información de cuáles son los mercados donde podemos desarrollar exitosamente nuestra producción y nuestros esfuerzos empresariales. Por ello, tomamos la decisión de trabajar con los sectores de la producción, estos pactos por el crecimiento: crecimiento de la inversión, de los empleos, de la producción, de las exportaciones.

Y cada uno de los pactos que hemos hecho, lo hemos desarrollado con una visión de cadena productiva, ustedes lo saben mejor que nadie. Cuántas pymes que están aquí sentadas son proveedores de empresas medianas o de empresas grandes. Entonces, si nos sentamos solamente con empresas grandes y desatendemos todo lo que hay hacia atrás, nos quedamos apenas con una versión parcial de lo que puede suceder al interior de la cadena. Lo más valioso de estos 12 pactos que hemos logrado, es que están representados 45 gremios de la producción colombiana. Y ese tiempo que dedicamos con total pasión, convicción, alegría -no soy solamente yo, es el gobierno entero- lo hacemos para tener claridad de que, si hay un eslabón de una cadena que afecte la productividad, la competitividad, estamos afectando toda la cadena.

Necesitamos que sea la cadena, como un todo, la que genere esas soluciones de crecimiento, por ello, firmamos los 12 pactos en diferentes sectores: el sector de cacao; el de los cárnicos; el turismo; la hotelería; BPO; alimentos procesados, que es un sector importantísimo, buena parte de la producción de alimentos procesados la hacen en Colombia pequeñas y medianas empresas, aquí hay un montón de posibilidades, hay cambios en las costumbres alimenticias de los colombianos, tenemos un campo enorme.

Está el tema de la economía naranja. Ustedes han visto ese compromiso del Presidente Duque con la economía naranja, que no es otra cosa que la economía creativa, cultural, del entretenimiento, esa industria genera billones de dólares en el mundo entero. En esta área también tenemos un pacto.

Otro sector es el de la construcción: anoche estuve instalando el Congreso de Camacol, la expectativa que hay es enorme, tenemos montones de empresas pequeñas y medianas que están haciendo nuevos acabados: muebles, cocinas, closets… y decían, sentimos que tenemos un potencial enorme, porque también estamos tomando decisiones para reactivar el sector, por ejemplo, permitiendo una complementariedad entre el subsidio que da el Gobierno y el que dan las cajas de compensación. Eso antes no estaba permitido, ahora, gracias al Pacto firmado, hemos logrado eso; hemos logrado, por ejemplo, que se puedan aumentar las garantías del Fondo Nacional de Garantías para las viviendas VIS, al 90%, y todos los materiales, los insumos de construcción. Muchas pequeñas y medianas empresas decían “vamos a tener una reactivación muy importante”.

En el sector agroforestal, tenemos una posibilidad enorme de que Colombia se dedique a sembrar y a tener toda esta industria de las maderas, con requisitos técnicos. Tenemos el sector de moda, de diseño, de confecciones, de textiles, de insumos, una moda que ahora está cambiando más rápidamente.

Las industrias del movimiento, también muy importantes. Hoy tenemos pequeñas empresas que desarrollan algunos productos para la industria automotriz. Allí, sin duda, va a haber un escalamiento, en la medida en que ya no estamos hablando sólo de autopartes, sino de partes para aviones, para barcos… alguien me decía, es que yo hago unos ceniceros que sirven para los carros, resulta que estos ceniceros los podemos adaptar y hacer para aviones.

Y empresas como Airbus que nos acompañaron en la reunión que tuvimos de esta industria en movimiento, nos decían que hiciéramos que Colombia fuera uno de sus proveedores para la fabricación de aviones.

También tenemos el sector del software. Ustedes saben las capacidades que tienen nuestros jóvenes, tanto talento que hay acá. La industria química, plásticos, cosméticos, pinturas, empaques, este es otro sector que tiene su Pacto por el Crecimiento.
¿Qué hicimos?: una revisión detallada con el sector privado, para ver qué estaba afectando su crecimiento, su productividad, su posibilidad de generar más exportaciones y empleos. Y el compromiso que asumimos en el Gobierno, fue concentrarnos en arreglar todos esos problemas.

En el caso de agricultura, agroindustria, alimentos procesados, encontramos que había regulaciones, pero también autorizaciones, por un lado, del ICA, por otro, del Invima. A veces el Invima tiene un criterio y el ICA tiene uno distinto. A veces el ICA da la autorización más rápido, el Invima se demora. Es una descoordinación que hace un gran daño al sector productivo.

Por ejemplo, ya salió un acuerdo ICA-Invima para avanzar, simultáneamente, y agilizar todo lo que tenga que ver con esas dos entidades. Es tratar esa combinación en el interior del Gobierno. Por esa razón, nosotros sentimos que esto va a dar resultados.

Nosotros asumimos que los compromisos del gobierno, casi todos, tienen que cumplirse de aquí al mes de diciembre. Hay una pequeña parte que se debe cumplir en los primeros tres meses del año entrante. Pero la totalidad de compromisos que asumimos para estos doce pactos, son 521. La mayoría, están todos ya en ejecución y los vamos a cumplir antes del 30 de septiembre. Los demás, antes del 30 de diciembre. El 90% se cumple, entonces, antes de que concluya este año.

Y esa es la medida del compromiso que tenemos nosotros con todo el aparato productivo. Lograr armonizar el gobierno, darle sentido de urgencia a este mensaje. Los pequeños detalles sí afectan la capacidad del aparato productivo. Hoy, en términos generales, lo que encontramos en esos pactos, son temas de informalidad, asimetrías en la información –eso hace un gran daño-, aquí no todos los empresarios tienen acceso a una información oportuna. Esa es la importancia de tener gremios, de lo que hace Acopi, es la importancia de que esté siempre activo, transmitiendo la información a sus afiliados, mostrando nuevas ventanas de oportunidad.

Colombia Compra Eficiente está siempre llegando a más entidades, y podemos llegar al nivel territorial, mirar qué es lo que compran en los territorios los alcaldes, los gobernadores, cómo volverse proveedores eficientes, también en ese nivel. Esas asimetrías en la información son uno de los cuellos de botella que identificamos, sobre ello seguimos trabajando. Y le recomiendo al Ministro de Comercio Exterior, ponerle mucha atención, porque ese es uno de los servicios que son casi intangibles, pero absolutamente determinantes para enfocar los esfuerzos en las pequeñas y medianas empresas.

Está además el tema de los altos costos salariales, sin duda, necesitamos esa flexibilidad laboral, sobre todo, en algunos sectores. Por ejemplo, un sector en el que las pymes en Colombia tienen una productividad muy estancada, es el de la agroindustria. Se trata de un sector donde, por ejemplo, Perú, ha aumentado más que Colombia su productividad. Si nosotros hubiéramos sido capaces de tener aumentos en productividad como los ha tenido Perú en agroindustria, el crecimiento de la economía colombiana hubiera podido estar alrededor del 5,2 por ciento. Entonces, eso nos muestra la urgencia con la cual tenemos que solucionar esos cuellos de productividad, lo cual está muy relacionado con la flexibilidad laboral.

¿Qué hizo Perú para lograr esos resultados? Flexibilizó el contrato de trabajo en las zonas rurales. Hay una diferencia, por supuesto, en el costo de vida en una ciudad como Bogotá y en una zona rural o semiurbana como tantas que tenemos en el país. Sí tenemos que trabajar en esa línea. La Ministra de Trabajo está convencida de eso, y por primera vez, tengo que confesar hoy, en el Congreso de la ANDI, hace 15 días, tuvimos una posición madura, por parte de algunos de los líderes sindicales de Colombia, concretamente, del señor Julio Roberto, en la CGT.

Y hay que trabajar en ello con los sindicatos, para decirles que la mejor manera de proteger el empleo de los colombianos, es fortaleciendo el aparato empresarial, no es sólo ahogándolo con sobrecostos. La mejor manera de generar más empleos es abriendo, con una flexibilidad laboral, posibilidades para aumentar nuestra producción agrícola, nuestra agroindustria y nuestra posibilidad de generar esos alimentos procesados. 

¿En dónde hay también limitaciones? En calificación del capital humano. Allí, por ejemplo, se está trabajando de la mano del Sena, en los recursos calificados para tener certeza de que estamos ofreciendo la capacitación que las empresas necesitan. Tecnólogos en alimentos, por ejemplo, es algo que necesitamos implementar. Estamos trabajando para solucionar ese cuello de botella. El tema también del exceso de trámites, que tiene que ver con la regulación que está haciendo el ministro. La desarticulación de las cadenas productivas, la falta de alianzas productivas, que debemos fortalecer; cómo generar asociatividad entre empresas pequeñas y medianas.

Una cosa muy importante: la financiación. Tenemos que trabajar de la mano con el sector financiero, también mejorar nosotros internamente, más garantías del Fondo Nacional de Garantías para las pymes. Activar más el tema de las microfinanzas. Allí se está avanzando bastante, vamos a hacer un acuerdo con el sector financiero, por ejemplo, para sentarnos a ver cómo logramos que haya unos sistemas de garantías, que de pronto, puedan ser compartidos, que sea mucho más el flujo de caja.

En todos estos cuellos de botella se está trabajando. El resultado va a ser un aumento en la inversión del 11%, un aumento en las exportaciones bien significativo, cerca de 3700 millones de dólares. Esos pactos son absolutamente prioritarios, vamos a continuar, como les dije, con otros pactos. No tenemos todavía el sector de las empresas de electricidad, por ejemplo.

Estamos trabajando también en la Misión de Sabios en ocho áreas del conocimiento, fundamentales para el desarrollo de Colombia. Áreas como la agroindustria, la biotecnología, que tiene una gran complejidad, pero que también hay muchas investigaciones que pueden utilizar pequeñas y medianas empresas, por ejemplo, el sector farmacéutico, el de alimentos, que tienen producciones de un tamaño mediano. El sector, por ejemplo, de energías renovables, hay mucha gente que dice que es imposible entrar en ese mercado, si no se tienen cientos de millones de dólares de inversión, pero resulta que hay algunas partes, por ejemplo, de los paneles solares, que las pueden producir estas empresas.

De tal manera, que todo el trabajo va a estar orientado al tema de la ciencia y la tecnología, para darles a ustedes más información adecuada y oportuna para que puedan seguir enfocando sus esfuerzos empresariales.

Quiero insistirles mucho en la importancia de lo que significa esta revolución digital. Colombia dejó pasar las revoluciones anteriores, inclusive la revolución de las TIC. Este Gobierno ha hecho un esfuerzo enorme, sacando adelante en el Congreso, limpiamente, la ley de las TIC, para lograr que haya más cobertura, mejor calidad en la digitalización y en la velocidad del procesamiento de datos. Ahí hay inversiones que tienen que hacer las empresas, pero también tenemos que aprender a compartir inversiones. Creo que una de las áreas de mejoramiento en los gremios, es ver qué tipo de servicios o de activos requieren en materia, por ejemplo, de información, para que de pronto un servicio de gremios sea tener una capacidad instalada en TIC, que les sirva a 4, 5 ó 10 empresas, porque de eso se trata la asociatividad. Pero no solamente debemos dejarlo en manos de las empresas, sino que el propio gremio puede desarrollarlo.

Con ello, les reitero que vamos a seguir trabajando en estos pactos. Tenemos un compromiso enorme de seguir gobernando para transformar este país, no es cierto que Colombia pueda mantenerse como está ni como estaba hace ocho años, ni como estaba hace cinco. Este país debe seguir evolucionando económicamente, socialmente, en las regiones. Y todo esto hay que hacerlo bajo un compromiso con la legalidad y con la transparencia. Necesitamos un país donde haya una conducta ética, más elevada. Por eso comencé diciéndoles que la legalidad es una consecuencia del respeto. Tenemos que lograr en el país ese respeto, como algo que nos caracterice. Y cuando hablo de la transparencia quiero decirles: aquí no hay dueños ni dueñas de la lucha contra la corrupción.

El gobierno de Iván Duque, desde el primer día, está tomando medidas para evitar la corrupción, para lograr mayor transparencia en la toma de decisiones. Claro que todos queremos que salgan adelante estas leyes en el Congreso, queremos que se aumenten las penas para los corruptos, por supuesto, que se acabe la sinvergüencería de la casa por cárcel para los corruptos. La Fiscalía tiene la facultad para iniciar extinción de dominio contra los bienes de los corruptos, hágalo en todos los casos, sin ninguna excepción. El país no puede seguir viendo este espectáculo de que salen los corruptos a gastarse la plata que nos robaron a todos, como en el caso de los Nule y todos los involucrados en el robo a Bogotá.

Tenemos que lograr que las condenas y las sanciones sean más drásticas y efectivas. Pero lo más importante es adelantarnos en la transparencia, porque de esta manera, evitamos la corrupción. Debemos tener una actitud de jugarle limpio a esta sociedad.

Y en ese sentido, quiero insistirles en que la economía, sobre todo, es confianza. La economía se mueve por la confianza, hoy nadie en el mundo entero tiene un escenario predecible en nada. Hoy sabemos la turbulencia que hay en toda la economía: los conflictos entre China y Estados Unidos, las bolsas de valores, que se ha disparado el valor del dólar en muchísimas de las economías emergentes, no sabemos todavía qué va a pasar con el cierre del parlamento británico que la reina le autorizó ayer al primer ministro, y eso seguramente, va a tener un impacto en el tema del Brexit. Todos estos son factores en el entorno que se están moviendo todos los días. Y no los podemos controlar, lo que nosotros sí podemos controlar, entre todos, es la confianza en nuestro país.

En lo que tenemos cómo influir es en el compromiso de trabajar todos por Colombia, apostándole limpio a este país, entendiendo que, si ha habido tolerancia en el pasado con zonas grises, no podemos tener más tolerancia con ello; entendiendo que, si en el pasado nos ha parecido normal la informalidad de la gente, eso es una anormalidad, y tenemos que corregirla y darles oportunidad a todos los colombianos de tener acceso a una seguridad social, a educación de calidad. Ese es el tipo de reformas estructurales en las que viene trabajando nuestro gobierno: aumentar la cobertura, utilizar la educación digital, para que cada vez haya más jóvenes que se puedan preparar, mejorar esa pertinencia en la formación que ofrece el Sena, que es uno de los temas en los que nos insistieron en los 12 pactos y, todo esto, es lo que consideramos que es apostarle limpio a Colombia, para que, sobre lo que sí podemos influir, que es mantener el dinamismo, una confianza en nuestro país, lo hagamos todos los días, juiciosamente.

Estamos, además, en una coyuntura en la que Colombia puede sacar un gran provecho, también, hasta cierto punto, de este entorno tan impredecible. En América Latina hay muchas cosas que se están moviendo, mucha incertidumbre: qué va a pasar con Argentina, con México. Todos queremos que nuestro continente retome un camino hacia la formalidad, hacia la mejor democracia, hacia la mayor legalidad, hacia la mayor estabilidad.

Este es un país que, por el contrario, ha logrado generar un mayor atractivo para la inversión, ha logrado aumentar la inversión extranjera a unas cifras sin precedentes, ha logrado demostrar que, a pesar de las diferencias políticas, tenemos un desarrollo continuado. Hoy es un día particular, sabemos que las noticias en el frente de las Farc, no son positivas, en cuanto al anuncio que nos ha hecho Márquez y compañía. Es un anuncio que, de alguna manera, intuíamos. Tenemos que saber que la actitud que ha tenido el Presidente Iván Duque, desde el primer día, ha sido contundente, frente al narcotráfico. De no ser así, hoy estaríamos llegando a las 300 mil hectáreas de coca, y este país no puede permitir esa opción, porque eso nos quitaría a nosotros toda la viabilidad, aquí lo que debemos es tener esperanza en Colombia, porque nos han dicho también que hay un grupo de ellos que ha resuelto marginarse del proceso, pero este Gobierno, todos los días, ha demostrado cumplirles, a quienes han cumplido el Acuerdo. La gente que está dentro de las zonas de rehabilitación, está recibiendo los beneficios acordados con las Farc, inclusive mucho más. El Acuerdo, por ejemplo, preveía que estas zonas se acababan en agosto, el Gobierno las extendió, precisamente, para darles estabilidad y confianza.

Nosotros sabemos que, a pesar del anuncio del día de hoy, es muchísima más la gente que está dispuesta a continuar con el Acuerdo. El compromiso de este gobierno es total, de seguirle cumpliendo a los que le cumplan al país, pero también la respuesta de este gobierno y de nuestras Fuerzas Militares es contundente, frente a los que, desde siempre, estuvieron marginados del proceso. Porque los que hoy nos anuncian que no van a seguir, seguían montados en el negocio del narcotráfico, y era obvio que la actitud del Gobierno debía ser contundente. Colombia no puede convivir con el narcotráfico, porque eso nos quitaría la viabilidad como sociedad. La estrategia del narcotráfico y del microtráfico no es otra distinta que aumentar el consumo interno, que convertir en adictos a nuestros niños y jóvenes, y eso tenemos que rechazarlo, porque nos quitaría la viabilidad como sociedad.

A pesar del anuncio del día de hoy, yo les digo que tenemos todos los elementos para apostarle a Colombia, para confiar en Colombia, para saber que este país lo han hecho grande ustedes, los empresarios, ese tejido empresarial de Colombia que son las pequeñas y medianas empresas, nuestros trabajadores, nuestras regiones, es esta clase media colombiana que ha venido creciendo durante los últimos años.

Nosotros empezamos este siglo con un 50% de colombianos en la pobreza, hoy eso ha bajado, hay un 27%. Sigue siendo alto, por supuesto, y tenemos que seguir bajando. ¿Cómo lo hacemos? Trabajando más, generando empleos, moviendo el aparato productivo, y en eso va a seguir el gobierno del Presidente Iván Duque, todos y cada uno de los días, porque nada nos puede distraer de este objetivo. Todos ustedes tienen un compromiso con el futuro de Colombia, nosotros lo tenemos, el futuro de Colombia no depende del gobierno, exclusivamente, lo construimos todos los días, desde la cotidianidad, en el presente, es hoy, es ahora, es en el comportamiento de cada día, como estamos construyendo ese futuro.

De tal manera que quiero decirles: aquí estamos con ustedes, los necesitamos. No podemos ser inferiores frente al futuro de nuestros hijos, porque la circunstancia de hoy nos obliga a sacar lo mejor de nosotros mismos, para lograr sacar adelante la mejor versión de Colombia.

¡Muchísimas gracias!

 

  

Relacionadas