Especiales Vicepresidencia

Discurso

Palabras de la Vicepresidente de la República, Marta Lucía Ramírez, en la clausura de la Cumbre Marítima Mundial.

​​

Cartagena, 17 de septiembre de 2019

Me siento muy honrada de clausurar este evento con la entrega a Sudáfrica de esta bandera. Con ellos nos identifican muchísimas cosas, quizás, la más importante, es que Colombia tuvo también un conflicto interno -todavía estamos en transición- y muchas de las cosas que hemos hecho los colombianos para alcanzar la verdadera paz de nuestro país, las hemos tomado de Sudáfrica. Sabemos que, para tener paz verdadera, sostenible, se necesitan instituciones sólidas, que les garanticen a todos los ciudadanos los derechos, las oportunidades, el desarrollo económico, posibilidades para todos.

Si no hay instituciones sólidas, es difícil que las sociedades puedan estar dispuestas a perdonar lo que sucede en un conflicto y mirar hacia adelante. Colombia es un país que ha tenido muchísimas cosas positivas en el pasado, pero también un conflicto que nos hizo sufrir mucho, que nos ha generado enormes pérdidas en vidas humanas y en materia económica, y es un conflicto que superaremos definitivamente, cuando también logremos superar cualquier brote de ilegalidad, de corrupción y de narcotráfico. Ese es un gran desafío que tiene nuestro gobierno y trabajamos en ello.

De tal manera que, así como Sudáfrica logró alcanzar la paz y tiene unos indicadores tan impresionantes, esperamos que algún día Colombia también pueda decir que es el país con el costo de vida más bajo, que es uno de los principales países en los indicadores de competitividad internacional, que es uno de los principales países en producción de energía -Sudáfrica se ubica como décimo noveno- Colombia no está tan bien ranqueada al respecto, pero, justamente, uno de los temas de esta Misión de Sabios tiene que ver con lograr el máximo potencial en producción de energía renovable y no renovable. 

Los combustibles fósiles y las energías renovables se complementan, y por eso, nuestro país hoy está trabajando para que la energía, a partir del petróleo, se extraiga en condiciones de mayor sostenibilidad ambiental. El objetivo es que podamos incrementar la energía eólica, la energía hidráulica, así como las energías renovables, y yo, de verdad, felicito a Sudáfrica por esos indicadores.

Durante estos dos días, ha sido maravilloso que estas 45 delegaciones de distintos países hayan podido compartir conocimientos, experiencias y lecciones aprendidas sobre temas marítimos tan importantes, como el que tiene que ver con la alianza marítima global para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, para lograr una mejor cooperación internacional, para lograr la revolución de la industria marítima con el uso de las nuevas tecnologías y, por supuesto, también se han compartido conocimientos sobre el desarrollo de las ciencias oceánicas, coyuntural en este momento, cuando vemos que el cambio climático los ha ocupado a ustedes acá y también a nosotros en la Misión de Sabios. Ese cambio climático genera variaciones en los movimientos de las masas de agua y está modificando, inclusive, el comportamiento de las corrientes marinas y, por supuesto, afectando las líneas del tráfico marítimo internacional.

Hay un déficit mundial en gente del mar, esa es un área en la que Colombia está decidida a convertirse en un referente internacional. Queremos formar cada vez más marinos y tripulantes, con la mejor calidad, y con un cumplimiento estricto de las regulaciones establecidas por la OMI, sobre todo, unas tripulaciones habilitadas para cumplir con las distintas funciones que se requieren. Estamos trabajando para tener más ingenieros e ingenieras que tripulen y acompañen todas las flotas navieras del mundo. Quiero resaltar, principalmente, la importancia que en este Congreso se ha dado a la necesidad de igualdad de género y al empoderamiento de la mujer en asuntos marítimos y oceánicos, haciendo gala del lema escogido por la organización: empoderando a la mujer en la comunidad marítima, bajo una premisa fundamental: ya no se trata de hablar de un asunto de cuotas femeninas en las distintas actividades humanas, estamos hablando de que la equidad requiere valorar por igual, a hombres y mujeres, y lograr que sea gracias a sus capacidades intelectuales, su conocimiento, su experiencia y sus habilidades, que cualquiera de ellos pueda tener el potencial de aportar al desarrollo de la humanidad, al desarrollo económico de los países, de aportar a las distintas áreas: la ciencia, la academia, el conocimiento, y hacerlo siempre con iguales condiciones de remuneración, cuando haya igual trabajo e igual preparación y experiencia. 

En su intervención del día de hoy, la Presidenta de la Universidad Marítima Mundial, nos explicaba cómo las industrias marítimas siguen teniendo una muy baja representación de mujeres en su fuerza laboral y cómo, de los 468 graduados latinoamericanos de la universidad, sólo hay 89 mujeres. nuestro compromiso en el gobierno de Colombia, es precisamente incrementar ese número de mujeres para el beneficio de nuestro país.
 
No obstante, ese cambio tiene que generar nuevas oportunidades laborales, y siempre hacerlo de manera respetuosa con el medioambiente. Estamos seguros de que estas reflexiones y debates han contribuido, enormemente, a incrementar el conocimiento y la sensibilidad de todos ustedes, de la industria, de los gobiernos, en torno a temas fundamentales para el desarrollo sostenible de los océanos del mundo. 

Doy gracias a todos los que hicieron posible este gran evento en Colombia, en primer lugar, a usted, señor Secretario general Kitack Lim, porque la Organización Marítima Internacional seleccionó a nuestro país y, sobre todo, a nuestra hermosa Cartagena. Sé que no hubo tiempo suficiente para que ustedes pudieran recorrer esta ciudad, gozar de nuestras playas, ojalá el almirante hubiera tenido tiempo de llevarlos a las Islas del Rosario, a Barú, a tantos sitios tradicionalmente paradisíacos, pero por esa misma razón, esperamos que todos ustedes regresen pronto, por un tiempo superior.

Especialmente, quiero felicitar y agradecer a nuestra Armada Nacional, a nuestra Comisión Colombiana del Océano, a la Dimar, porque, como autoridad marítima colombiana, ustedes hicieron posible la realización de este evento, ustedes y el Instituto Colombiano de Antropología e Historia de Colombia, comprometido con la preservación, con la identificación de tantos elementos fundamentales de nuestro patrimonio histórico, de nuestro patrimonio cultural, y buena parte de ese patrimonio cultural de Colombia, ¡quién lo creyera!, está en los océanos. Hay muchísimas especies sumergidas, y ese es uno de los temas en los que estamos trabajando también con científicos, para lograr que todo ese patrimonio sumergido lo podamos extraer con el mayor cuidado posible, para el beneficio de toda la humanidad, para tener museos que nos permitan entender la historia. 

Aquí, en Colombia, se da la convergencia de la historia de tres continentes, del continente europeo, del continente americano y también del África -porque aquí llegaron muchísimos esclavos africanos-. Nos interesa mucho el patrimonio cultural, y esa es una de las razones por las cuales es tan importante la presencia del Instituto Colombiano de Antropología en estos eventos.

Agradezco a todas las delegaciones de distintos países que nos han aportado sus experiencias, ideas, conocimientos, con el propósito de enriquecer y lograr un saber colectivo, que nos sirva para aprovechar de una manera responsable, de una manera sostenible, esa riqueza que nos ofrecen los océanos del mundo entero. 

Como les comenté en la intervención del día de ayer, estamos trabajando en Colombia, a través de nuestra Comisión Colombiana del Océano, en una política pública que nos permita sacar adelante proyectos emblemáticos, que nos permita aprovechar el privilegio de tener costas sobre los dos océanos, y diseñar una política pública continental, costera y marina, que propenda por solucionar buena parte de los problemas de nuestro país. Hay pobreza en muchos de los municipios costeros de Colombia, una contradicción total. Por esa razón, debemos lograr un uso sostenible, responsable de los océanos. 

Colombia es un país que dispone de una gran riqueza hídrica, que tiene, en este momento, la séptima posición en el mundo, en cuanto a recursos hídricos. No sólo me refiero a los océanos, sino también a nuestros ríos. Estamos ubicados después de Brasil, Rusia, Estados Unidos, Canadá, Indonesia, China.

El agua, como todos los recursos naturales, también puede agotarse, y esa es la razón por la cual nosotros estamos totalmente comprometidos con el mayor cuidado de nuestros océanos, de nuestros ríos, porque todos los científicos del mundo coinciden en señalar que hoy hay 4 mil millones de personas en el mundo que no tienen acceso al agua potable en cantidades suficientes, y según el cálculo, en el año 2050, apenas dentro de 30 años, va a haber en la humanidad 6 mil millones de personas sin acceso al agua potable en cantidades suficientes. Ello implica un sentido mayor de la responsabilidad, pero también un sentido ético de los gobiernos, a través de sus políticas públicas, y también de la ciudadanía. Hay que formar mejores ciudadanos, hay que formar mejores habitantes de este planeta.

Para nosotros, estos doscientos años de independencia, como lo mencioné ayer, son demasiado importantes por la historia que hemos recorrido. Tenemos claro, entonces, que en nuestros océanos hay una cantidad enorme de recursos hidrobiológicos y que debemos seguir trabajando para lograr que toda la investigación científica que hagamos en estos océanos, sirva a un propósito: el bienestar de la humanidad, el bienestar de Colombia.

Buena parte de lo que podemos hacer nosotros en materia de biotecnología, lo queremos, no sólo para nuestro país, lo queremos para que Colombia comparta con la humanidad buena parte del resultado de esas investigaciones. Como Vicepresidenta de Colombia, en nombre del Presidente Iván Duque, de todo nuestro Gobierno, de todo el pueblo colombiano, pongo de manifiesto el compromiso que tenemos por lograr que esta agenda de desarrollo sostenible sea una agenda que, en el corto, mediano y largo plazo, nutra las políticas públicas de nuestro país y comprometa el desarrollo de nuestra sociedad. Tenemos, dentro de esos objetivos de Desarrollo Sostenible, el compromiso de avanzar en la consolidación del sector marítimo nacional, en consonancia con todas las regulaciones y los estándares de la Organización Marítima Internacional.

Por último, quiero decir que ha sido un orgullo, para mí, entregar al señor Fikile April Mbalula, Ministro de Transporte de la República de Sudáfrica, esta bandera que simboliza la voluntad de los pueblos del mundo para trabajar en el marco establecido por la OMI, para lograr un desarrollo del transporte marítimo más eficiente, seguro, sostenible, mucho más responsable con las generaciones que vendrán dentro de treinta, cincuenta, cien años y más.

Esta cumbre marítima, sin duda, es un referente de todo ese compromiso por lo intangible. Hoy no vemos lo suficiente ese resultado, pero estamos seguros de que es un asunto de ética hacer estos esfuerzos, así muchos de nosotros no alcancemos a ver el resultado positivo que tendrán los habitantes del planeta, si logramos esa sostenibilidad de los océanos y un uso más responsable de ese potencial hídrico que tienen nuestros países.

Esperamos que este evento que se ha realizado en Colombia, sea el antecedente de uno mejor que venga en Sudáfrica, así como nosotros hemos tenido la oportunidad de beneficiarnos del que organizó Polonia. Sabemos que aquí todos vamos aprendiendo de las experiencias de otros, y al final del día, se trata de que todos vayamos acumulando aportes, en beneficio de la humanidad. ¡Muchas gracias a todos por haber venido a Colombia!

  


Relacionadas