Especiales Vicepresidencia

Discurso

Palabras de la Vicepresidente de la República, Marta Lucía Ramírez en la apertura de la 32ª Feria Internacional del Libro de Bogotá

Bogotá, 23 de abril de 2019

Cuando el Presidente de la República me hizo el honor de pedirme que presidiera, que coordinara todas estas celebraciones con ocasión del Bicentenario de Colombia, además del honor enorme, sentí la presión de esta responsabilidad que venimos compartiendo con nuestra excelente Ministra de Cultura la doctora Carmen Vasquez, y también ha sido muy importante el trabajo de la Ministra de Educación en todo lo que ha sido el desarrollo y la organización de esta Feria Internacional del Libro.

En ese momento me encuentre con sorpresa una encuesta que realmente me impresionó bastante, una encuesta Latinbarómetro en la cual nos decía que solo el 35% por ciento de los colombianos sabe que Colombia alguna vez fue una colonia y tan solo el 35% por ciento sabe que Colombia se independizó de España. Nada que resulte anecdótico para un país con niveles tan bajos de lectura y sin una enseñanza de historia en el sistema educativo, desde hace más de 25 años.

De fondo, este dato nos lleva a preguntarnos: ¿Cuál será la comprensión que tienen nuestros jóvenes sobre la geografía, biodiversidad, la diversidad étnica y multicultural del país? Considerando que estos no son exclusivamente datos de cultura general, son el ADN de la colombianidad que se está diluyendo en el mar del olvido y en el turbio altar a la banalidad del mal y la trivialización que algunos quieren hacer del heroísmo.

Construir capital social y proyectarnos con base en el valor sagrado de nuestras más preciadas riquezas, es el reto que tenemos en este Bicentenario. La biodiversidad, la diversidad étnica, la vitalidad cultural y la capacidad prosocial que caracterizan nuestro territorio y a nuestras gentes, se acoplan con la riqueza de la mentalidad, la creatividad y la resiliencia hacia la vida, como las herramientas perfectas con las que podemos superar las adversidades y las dificultades que hemos padecido tandas veces como sociedad. 

Recordemos que la ignorancia convive con la desconfianza y que derrumba las posibilidades de acción colectiva y abre en el camino a pasajeros gratuitos, cazadores de rentas, hipócritas y tramposos, incluso abrel el camino al populismo. Desconocimiento y olvido, también son caldo de cultivo para la corrupción. Es la integridad que parte de un sentido racional de la autoestima y una capacidad de autocrítica constructiva de lo que somos como nación, la que transforma los activos estratégicos que debemos fortalecer para proyectarnos como el Estado-Nación que recibimos de nuestros ancestros y que legaremos a nuestros sucesores.

200 años están cargados de memoria, patrimonio e identidad nacional. De orgullo patrio y también de hechos vergonzantes, mucchos de ellos documentados, otros lastimosamente en el olvido y muchos otros contados a medias. 200 años que suelen estar en documentos, libros, arte, monumentos, música y placas, pero acaso ¿están suficientemente inscritos en nuestro corazón? ¿están en la memoria individual y colectiva? ¿están en nuestras emociones y sentimientos? ¿nos hacen vibrar y estremecer tan solo con pronunciar soy colombiano? ¿qué significado tiene hoy por hoy ese reconocimiento?

Hace 200 años el proyecto republicano estaba tomando forma con la creación de las instituciones que se discutían en el congreso de Angostura, así como se daba inicio a la construcción de la nación Colombiana. Nada más vigente hoy como lo pudo haber sido hace 200 años, al preguntarse: ¿qué es ser colombiano?

Es clave resaltar que la conmemoración del bicentenario acudirá a la fascinante gesta militar, social, política, cultural y territorial que entre 1819 y 1823 llevó al proceso de independencia definitiva, mediante la  creación del Estado y las instituciones que dieron forma a la república y desde allí llevaron a la construcción de esta la nación colombiana.

La conmemoración del Bicentenario podemos tomarla como un momento para encontrar inspiración y celebrar los 200 años de vida de la República de Colombia, es por ello que en esta conmemoración que viene liderando el señor Presidente de la República y en la cual acompañamas con un gran entusiasmo, no nos limitaremos a la recordación de hechos y batallas memorables, de héroes, heroínas y mártires legendarios, sino que incluiremos un ejercicio más audaz, como es el de invitar a todos los colombianos a repensarnos: qué nación somos, qué nación queremos ser, cómo queremos que nuestros nietos vivan la Colombia  del tercer centenario, cuáles de nuestros valores debemos empeñarnos en fortalecer para inspirar a nuestros nacionales y consolidar esa esencia de la colombianidad que tantos admiran y que a veces los propios colombianos desconocemos: nuestra biodiversidad, nuestro talento creativo infinito que nos lleva a convertirnos hoy, en una verdadera potencia cultural.

Hoy nos reune la Feria del Libro de Bogotá y desde aquí me permito invitar a los niños, niñas, jóvenes, adocentes y también a todos los adultos a  que en el pabellón Colombia 200 años, que tendremos en la FILBO, que es un espacio construido con amor, conciencia, dedicación, discusión propositiva y recursos públicos, asumamos con seriedad la importancia de entender nuestra historia, de conocerla, de amar lo que hemos hecho en este recorrido de 200 años y entender que la construcción de este país nos corresponde a todo.

Quiero decirles a los niños, niñas y adolescentes, que a pesar de las noticias escalofriantes de las que escuchan hablar a sus mayores, Colombia es un patrimonio del que debemos sentirnos orgullosos y bendecidos. Que amen a esta Colombia donde abrieron sus ojos a la vida, para que sus vidas contribuyan a honrar y a ser mejor este pequeño paraíso del mundo. Que en este pequeño paraiso tienen espacio amplio para mejorar ustedes mismos las circuntancias que habran de vivir cuando tengan nuestra edad, cuando ustedes estén contruyendo esa nación del tercero y cuarto centenario.

El escenario que tendremos entre el 23 de abril y el 6 de mayo en Corferias, será desbordante en contenidos y experiencias que nos inspirarán, nos harán reflexionar y pondrán a discutir nuestras ideas.

No puedo dejar de referirme a Bogotá, la que ha irradiado históricamente movimientos muy fuertes relacionados con la palabra y las letras, como el derivado de la Sociedad Económica de Amigos del País, que en 1781 inició en Medellín para luego pasar a Mompox en 1784, y en 1790 a Santafé de Bogotá. Luego tomaron fuerza las tertulias del Buen Gusto organizadas por Manuelita, la Eutropélica por Manuel del Socorro y El Arcano Sublime de Nariño. 

Hoy tenemos una nueva generación de escritores colombianos que con su tinta enriquecen la literatura colombiana: Pilar Quintana, Piedad Bonnet, Ángela Becerra, Margarita Posada, Gloria Esquivel, Yolanda Reyes, Laura Restrepo, Juan Gabriel Vásquez, Juan Esteban Constaín, Giussepe Caputo, Daniel Ferreira, Cristian Romero y Felipe Restrepo, nos llevan por el mundo de las letras y harán reconocer cada vez más a nuestro país en la literatural internacional.

Bogotá, nuestra capital, siempre nos sorprende con su capacidad para inspirar al país, y en esta ocasión agradecemos a la Cámara Colombiana del Libro y a la Alcaldía de Bogotá, por acoger a propios y extraños. Y en esta ocasión por permitir que Colombia en sus 200 años de independencia absoluta, sea el invitado de honor a la FILBO, y quiero agradecer especialmente al alcalde de Bogotá, a su equipo por el entusiasmo con el cual vienen ayudándonos a trabajar en los distintos eventos que celebraremos. Aquí en Bogotá se refleja cada rincón de Colombia y Bogotá nos acoge siempre a todos los colombianos.

Colombia entra en una fase de conmemoración y celebración, en la que tenemos que resaltar que los colombianos no hemos dejado de hacer esfuerzos por construir un país con visión, esperanza y el anhelo de lograr mejores oportunidades para todos.

Agradezco a todos los colombianos que pueda ponerse en modo Bicentenario, y a todo colombiano y colombiana que desde su cotidianidad nos hace sentir más orgullos que nunca. Muchos de ellos los pueden encontrar en nuestro portal www.mascolombianoquenunca.co

Más colombiano que nunca | Celebra con nosotros el Bicentenario

www.mascolombianoquenunca.co​

Descubre cómo celebrar el Bicentenario y revive tu amor por Colombia. Datos curiosos, eventos especiales y la historia contada de otra manera.

Agradezco también al Presidente de la República por la designación que me hizo para acompañar todo este proceso, así como el compromiso de la Ministra de Cultura y la Ministra de Educación, pero especialmente a nuestro Presidente por ese liderazgo y compromiso que tiene con esa economía  naranja, con la cultura, con la creatividad, con esa capacidad inmensa que tenemos los colombianos de inspirarnos e inspirar a otros a través del arte.

Estamos seguros que Colombia es una potencia en este campo y lo será mucho más a partir de esta política pública inspirada con tanta convicción por el Presidente de la República.

Quisiera cerrar resaltando la determinación del Gobierno Nacional de trabajar de la mano con todos los profesores, rectores y padres de familia para lograr que la enseñanza de la historia y de la educación cívica vuelva a ser parte necesaria del pensul de nuestros colegios, y que sea esta la ocasión del Bicentenario para hacernos pensar que no es solamente la lectura de los libros sino que es especialmente en la formación desde el hogar, como tenemos nosotros que formar mejores ciudadanos, pero sin duda los libros serán el mejor complemento para esos niños de hoy que serán también los líderes que en muy pocos años estarán al frente de nuestro país.

El Bicentenario en la FILBO es una oportunidad para explorar aquello que hemos sido, para construís aquello que queremos llegar  a ser pero sobre todo esta es una gran oportunidad para sentirnos “más colombiano que nunca”.  

Gracias.

 


Relacionadas