Especiales Vicepresidencia

Discurso

Palabras de la Vicepresidente de la República, Marta Lucía Ramírez en el cierre de la Segunda Cumbre de la Misión Internacional de Sabios

​​

Cartagena de Indias, 17 de septiembre de 2019 

Quiero agradecerles estar acá sentados durante dos días dedicados, comprometidos, generosos todos ustedes. He estado acá durante estos dos días oyendo cada una de las intervenciones y deleitándome de ver tantas cosas maravillosas que puede hacer nuestro país si aprovechamos este momento y si sabemos aprovechar esta generosidad de todos ustedes y tomando nota… hoy les voy a hablar desde el corazón. 

Soy una persona que lleva muchos años viendo estos temas. Quiero decirle al Senador Agudelo: aquí no estoy cumpliendo una tarea, ni estoy haciendo una función como vicepresidenta. Estoy acá luchando por un sueño que he tenido hace muchos años y es lograr ver la mejor versión de Colombia, la mejor versión de este país que entre todos, sin duda, la podemos sacar a relucir, como la mejor de nuestras esmeraldas cuando se talla, Colombia puede ser mucho más de lo que hemos logrado hacer hasta ahora. 

Y esa mejor versión de Colombia llevamos persiguiéndola muchos años. Trabajé un proyecto de ley del ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación hace 12 años que fui al Congreso, y no logramos crear el ministerio y hoy estamos sobre los mismos temas. En algunos el país ha avanzado, en otros estamos estancados pedaleando en una rueda sin fin y es, como decía Orlando (Ayala) hace algunos minutos, un momento inmejorable, un momento donde tenemos mucho para ganar y donde tenemos todo para perder. 

Ayer cuando hice la intervención de inauguración utilicé una frase que después alguien me mencionó que había sido crítica, que la habían criticado. Yo decía: El conocimiento por el conocimiento no es más que vanidad. Creo que el conocimiento cuando se aplica para el beneficio de los ciudadanos de este país, para el beneficio de la humanidad, cuando el conocimiento se aplica para mejorar la calidad de vida de todos, para lograr la vida digna de los ciudadanos es cuando es un conocimiento que tiene un sentido distinto, trascendente. 

No puedo referirme a tantas cosas, maravillosas, que han dicho ustedes, pero quiero decirle a Alfredo Zolezzi: gracias por esa presentación que nos hizo esta mañana, porque es que nos hizo a todos poner un punto de conexión con lo que estamos haciendo nosotros. Estamos haciendo algo que le tiene que servir a Colombia, que tiene que tener un sentido ético. Ese conocimiento que se genera en las aulas universitarias, en la industria, en los centros de investigación tiene que tener un sentido ético y eso es lo que nos ha convocado, al presidente Iván Duque y a mí, a este trabajo de la Misión. 

Yo quiero decirles a ustedes: estamos abiertos como gobierno a recoger todas las recomendaciones, todo lo que sirva a obtener un gran propósito nacional a eso nos ha invitado Orlando y ese gran propósito es ver, ojalá a Colombia, y pongámonos esa meta, en esa caratula de Fortune, en pocos años y realmente decir, lo logramos, aquí estamos, el país número 25 en ingreso per cápita. Pero hay que ir más allá, tenemos que lograr que ese día también digamos: es el país más incluyente donde todos tienen acceso a la educación, donde hay una paz producto de todo lo anterior y ahí, creo que, debemos de estar todos, ninguno puede faltar. En ese propósito necesitamos que la academia coincida y se complemente con el sector productivo, con toda la sociedad civil del país, con la institucionalidad y a eso es a lo que los quiero invitar a todos ustedes. 

Hay que persistir, aquí soy más una luchadora que otra cosa, pero recuerdo cuando nos sentamos a definir la integración de la Misión y me decían: hay que traer los mismos 10 que estuvieron en la Misión de hace 30 años y dije no, hay que invitar a unos internacionales y me criticaron por invitar internacionales.  Gracias a todos los sabios internacionales que están aquí dándonos con tanta generosidad y gracias a todos nuestros sabios nacionales, parte de ellos viven acá, parte de ellos hacen parte de esta diáspora que va y viene, que se va y vuelve y viene y los queremos siempre acá con nosotros. 

Después la crítica porque una secretaria de la Misión en pleno Bicentenario, celebrando nuestra independencia de España y cómo tenemos una secretaria española. ¡Cristina gracias por la contribución maravillosa al trabajo de esta Misión! Y después cómo invitar a los empresarios, gracias a los empresarios que han estado acá. Gracias a este diálogo constructivo en donde a partir de las diferencias vamos logrando sintetizar y llegando a ese propósito común. 

Todos los que estamos acá sabemos que no es fácil, pero también entendemos no hay recursos suficientes para la investigación, estos tienen que venir de distintas fuentes, más allá de toda la ingeniería financiera que vimos en el panel de esta mañana. Es co-aportando, co-contribuyendo como tenemos que lograr que para el sector privado colombiano e internacional haga sentido esta inversión y hay que definir claramente que alguna de la inversión en investigación la tendrá que hacer el gobierno en sus primeras etapas, después pasará al sector privado como está en ese diagrama. Pero necesitamos la contribución de ambos: la academia y el sector privado colombiano y extranjero para sacar el máximo potencial de esa posibilidad enorme que tiene Colombia a través de la bioeconomía. 

Esta sesión que ha sido tan importante y maravillosa, la agradezco porque nos ha permitido con las fricciones, las dificultades llegar a esta síntesis. Clemente (Forero) muchas gracias por esta coordinación de todos los grupos, gracias por esta declaración de ustedes. 

Quiero retomar algo que dijo no sé si Felipe (Bayón) u Orlando (Ayala) ahora: no sigamos viendo el vaso de agua siempre medio vacío. Colombia tiene mucho que ha logrado en su recorrido de 200 años como república. Colombia es un país que tiene mucho para ofrecer al mundo. Quiero compartir con ustedes dos cosas pequeñas, que son nimias dentro de tanta profundidad de sus intervenciones.
 
Cuando íbamos a comenzar todo el proceso de la conmemoración del Bicentenario se me ocurrió pedirle al maestro (Fernando) Botero que nos regalara una imagen para el Bicentenario y el maestro Botero con generosidad me mandó un dibujo. Estaba esperando una imagen gorda, linda, Colombia y esa iba a ser la imagen del Bicentenario y me mandó un dibujo de un par de manos. 

Cuando le pregunté qué quería decir ese dibujo, me dijo que se le había ocurrido a propósito del Bicentenario preguntarle a distinta gente en Europa qué idea se le viene de Colombia cuando menciono esa palabra. Y muchísima gente me contestó: solidaridad, unas manos tendidas. Esa es la razón por la cual Fernando Botero nos mandó, 200 años después de la independencia, un dibujo que son un par de manos tendidas. 

Eso es lo que estamos haciendo hoy con Venezuela, lo que hemos hecho muchas veces, pero también muchas veces a pesar de la generosidad, a pesar de la manera como concurrimos masivamente cuando hay una tragedia, también todos, lamentablemente, somos indolentes y nos olvidamos en épocas de normalidad de cuánta gente en Colombia ha estado marginada, a espaldas de ese otro medio país que no se beneficia de le educación, no tiene acceso a una oportunidad de trabajo. De ese medio país donde el 52% son mujeres y donde el 52% de esas mujeres tenemos un 26% que viven en el campo y de ese 26% el 90% nunca ha tenido un ingreso formal, nunca han estado en la formalidad, nunca tendrán seguridad social. 

Por esa razón son los contrastes. Ese país que es tan generoso y al mismo tiempo tan indolente. Ese país que es tan rico en recursos naturales y al mismo tiempo tiene una pobreza inaceptable porque tener a estas alturas 27% de pobreza es tener casi 11 millones de pobres y es inaceptable en un país tan rico. En este país de los contrastes vemos el vaso de agua medio vacío siempre y les pido que veamos este vaso que siempre está por encima de la mitad y con la contribución de todos los que estamos acá, que como dice Orlando, esta es una obligación ética que tenemos, un deber moral. Este país hoy tiene todo para ganar y todo para perder. 

Vamos a seguir trabajando de la mano de todos ustedes, recogiendo todos sus aportes. Lo que hizo Paula (Andrea Escobar) esta mañana fue muy importante. Despejar rumores, conversaciones de pasillo que nos hacen daño. Cuánta gente hubiera querido que se privilegiara de oír lo que ha pasado acá. La gente solo ha oído el ruido de los medios de comunicación que dicen que los sabios están muy bravos, que están en contra de la Misión, que rechazan el decreto… cuando hay tanto que hemos hecho acá y cuando todas las dudas quedaron despejadas en estos dos días. 

No puede haber investigación y no puede haber ciencia si no hay sector privado que esté dispuesto a aportar recursos y a traer toda esa investigación para que tenga impacto en las empresas, en su competitividad y en la posibilidad de exportar productos al mundo. 

Quedó totalmente despejado que la innovación no puede estar subordinada a la competitividad y tampoco la competitividad subordinada a la innovación, ambas complementándose para lograr el desarrollo de este país, el bienestar de cada colombiano y el aporte que Colombia le puede hacer, sin duda, a la humanidad en muchísimos campos en donde las investigaciones nos van a dar esa posibilidad de aportar. 

Hoy hay montones de empresas que pueden surgir y que no nos alcanzamos a imaginar, superior a las empresas tradicionales a las fine finder de Fortune y hoy vemos esas empresas nuevas con un valor muy superior. En Colombia con toda la bioeconomía podemos tener empresas que tengan un valor infinitamente superior a todas las empresas de Colombia sumadas hoy por hoy. 

En la Cumbre Marítima, que estuve también cerrando, el tema eran los océanos y los ministros de Sudáfrica y de Singapur me decían: nunca nos imaginábamos que Colombia tenía esta riqueza hídrica tan impresionante. Porque estamos acá hemos entendido más de este país. Tenemos riqueza en todo, hay que ver cuánto más vamos a hacer y lo que nos dijo Alfredo Zolezzi, un país con esta riqueza hídrica no puede tener niños muriéndose de hambre en La Guajira y niños muriéndose porque las comidas que se comen están contaminadas por el agua que estaba contaminada. 

Ese es el compromiso que tiene el gobierno de Iván Duque, por eso estamos nosotros acá trabajando en este gobierno. Sé que ese es el compromiso que a todos ustedes también los mueve. Aquí no hay distinción de nacionalidades, los que están acá, están trabajando por este país con una gran generosidad y es muy importante no dejar que las prevenciones, que el escepticismo nos aleje del gran propósito que es hacer de Colombia que sea una potencia en bioeconomía, un país que realmente, además del crecimiento económico, sea una potencia en desarrollo humano, en bienestar, en equidad y eso con seguridad podemos lograrlo entre todos. 

Vamos a seguir con unas reuniones permanentes con cada uno de los ocho focos y con el sector privado colombiano. Aquí estoy totalmente convencida, todos los empresarios de este país tienen un sentido ético. Quizás nunca antes se habían visto llamados a entregar con mucha más generosidad y estoy segura que todos, más allá de las utilidades que les ingresen, entienden que es la supervivencia de un sistema económico, democrático, pero sobre todo la supervivencia de nosotros como nación y este gran propósito es el que nos tiene que unir de una vez para siempre, de tal manera que en esos diálogos de cada foco con el sector privado vamos a estar a través del director de Colciencias y a través de Cristina convocándolos a ustedes para que ese informe final de la Misión en diciembre, se haya nutrido de un trabajo mucho más profundo de todos ustedes. 

Desde ahora quisiera pedirles que en esa sesión de diciembre sean 3 días de encuentro porque es difícil, y lo hemos vivido en estos dos días, todo ha sido apretado y todo el mundo ha hecho su mejor esfuerzo, pero vamos a tratar que haya más oportunidad de diálogo, de debate para que el presidente de la República cuando concluya y reciba el informe de la Misión haga un compromiso con toda la claridad de lo que nosotros vamos a tener que hacer. 

Esta tarde le pedí al nuevo director de Planeación Nacional que viniera acompañarnos porque va a ser él el encargado de sacar adelante todo el Plan Nacional de Desarrollo que tiene los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible… tenemos miles de dificultades, pero aquí hay una sola voluntad y es seguir avanzando para lograr que este gran propósito sea una realidad.

En esa bioeconomía también está nuestra identidad racial y cultural, es algo que tiene un potencial enorme y tenemos que sacar adelante esa mejor versión de Colombia entre todos.

Muchas gracias a todos ustedes.

  


Relacionadas