Especiales Vicepresidencia

Noticia

Llegará el tercer centenario y Colombia no será la misma

¡Honor y gloria en los campos colombianos, testigos de la gesta libertadora!
 
9 de agosto de 2019
 
De Boyacá en los campos…, campos prósperos que día a día alimentan a miles de colombianos y extranjeros, esos campos que producen la semilla que crece y se convierte en grano, ese mismo campo que ha sido, es y será la cuna de miles de soldados que este 7 de agosto celebraron su día, en la fecha en que el ejército libertador se enfrentó a la adversidad y, con valentía y arrojo, prevaleció sobre el Puente de Boyacá. 
 
Y justo a ese campo se refirió el gobernador de Boyacá, Carlos Amaya, al recordar que no solo sus padres son oriundos de allí, sino que su mandato se ha contagiado de orgullo y felicidad, al ver al departamento de Boyacá como epicentro del Bicentenario.
 
La independencia se conquistó en esa, la misma tierra, que cada día con el sudor de los labriegos nos entrega riqueza y desarrollo para la nación; la misma tierra cuyos miles de hombres y mujeres, humildes y hacendosos, con empuje y tesón, proyectan al país del tercer centenario, como lo manifestó la Vicepresidente de la República, Marta Lucía Ramírez, al honrar a los próceres de nuestra Independencia: Bolívar y Santander. “Somos un país geoestratégico, biodiverso, multicultural, de gente talentosa, trabajadora, creativa y emprendedora, buena, sensible y solidaria”, a ellos y a todos quienes vivieron y murieron luchando por la libertad, a todos ellos, Colombia les rindió homenaje este 7 de agosto en el emblemático e imponente Puente de Boyacá. 
 
También el presidente Iván Duque alzó su voz para reconocer que “somos un país que mira hacia el campo, cree en la transformación de la ruralidad, quiere fortalecer el comercio de los productos agrícolas y llenar de bienes públicos los territorios rurales”.  
 
La majestuosa conmemoración que -con tres salvas de artillería en homenaje al Ejército-, inició este miércoles sobre las 3 de la tarde, dio paso a la entrada triunfal de los caminantes que desde el 12 de junio habían partido de Tame, Arauca, y culminarán su travesía, en el Puente del Común, de Chía, el sábado 10 de agosto. 
 
Uno de los momentos sublimes que se vivió en esta ceremonia fue cuando, luego de la alegoría del Ejército Nacional, 200 niños pertenecientes al Ensamble Coral de Boyacá, tomaron las banderas de José A. Morales y llenaron de sentimiento patrio la Nación. Con sus armoniosas y agudas voces entonaron la hermosa pieza musical de todos los tiempos: Pueblito Viejo, que al unísono inundó el ambiente de emotividad.
 
Ni el frío ni la lluvia que acompañaban el momento, menguaron el entusiasmo de los asistentes, al contrario, aumentaba cada vez que pequeñas gotas de agua caían del cielo y humedecían los ojos de la emoción por el momento que se vivía. El sentimiento patrio se acrecentaba con nuevas canciones como “El Guerrero”, en la voz del bonaverense Yuri Buenaventura, un momento propicio de homenaje a los guerreros de la patria.    
 
Afrocolombianos, raizales, indígenas, palenqueras, gitanos, ministros, embajadores, magistrados, congresistas, gobernadores, fuerzas militares, empresarios, medios de comunicación y comunidad en general, se dieron cita en esta conmemoración, haciendo honor a la riqueza cultural y al carácter pluralista e incluyente, que engalana a nuestro país. Todos, como la Nación que representan, elevaron un clamor a “Mi patria” con la letra, voz y sabor del Pacífico colombiano encarnado por uno de sus máximos exponentes musicales: el sonero de París, que llegó al Puente desde la Isla Cascajal y cerró su participación con un agradecimiento al Presidente de la República y a la Vicepresidente, por vincular a su región en este suceso. 
 
En ese mismo instante, cientos de luces que permanecerán engalanando el Puente de Boyacá hasta los primeros días de enero de 2020, se encendieron formando el Pabellón Nacional bajo la mirada, desde los costados, de decididos jinetes a caballo que imponentes intentan cruzar la bravura del río que es custodiado y defendido, desde el otro extremo, por soldados del ejército patriota. 
 
Un show de luces multicolores, que inundó el cielo boyacense, afloró la emoción, mística y pasión que todos sentimos por el país. Una Nación que cuenta con el compromiso del Gobierno Nacional para hacer de este Bicentenario, no una celebración fragmentada, sino una manifestación de sentimiento patrio que recorrerá todos y cada uno de los rincones de la geografía colombiana.  
 
Llegará el tercer centenario y Colombia no será la misma, sino un país con oportunidades e igualdad. Ya no lo veremos nosotros, lo harán nuestros descendientes y para ellos trabajamos, para hacer de Colombia un país mejor. 
 
Por eso, hoy rendimos “tributo a esta lucha gloriosa y alzo esta hermosa bandera para que nos guíe en nuestra búsqueda por una sociedad digna, libre y solidaria; una sociedad que una el orgullo y los valores que triunfaron hace dos siglos en esta tierra”. Con este mensaje la Vicepresidente de la República, Marta Lucía Ramírez, encargada de dirigir y coordinar la conmemoración, selló la mágica noche que quedará en el recuerdo de los miles de espectadores que en vivo y por televisión dejaron entrar a sus corazones el orgullo de una Nación, el orgullo de ser #MásColombianoQueNunca

Relacionadas