Especiales Vicepresidencia

Columna

Alimentaremos el crecimiento y el empleo gracias al conocimiento


Por: Marta Lucía Ramírez
Vicepresidenta de la República

Para la vicepresidenta Ramírez, Misión de Sabios designada por el Gobierno es clave en el proceso.

En este momento de la historia en el que la humanidad presencia el desarrollo de la cuarta revolución industrial, nos hemos impuesto el reto de posicionar a Colombia como líder de la región. Ahora, ad portas de la II Cumbre de la Misión Internacional de Sabios, logramos estructurar una metodología de trabajo para que ese sueño se convierta en realidad, a partir de la implementación de las recomendaciones de la Misión.

Para alcanzar esta ambiciosa meta, convocamos, desde febrero pasado, a 47 expertos nacionales e internacionales del más alto nivel y reconocida trayectoria, quienes trabajan en ocho focos, con la mira puesta en el norte que debe tomar Colombia en materia de ciencia, educación, tecnología e innovación.

El objetivo principal de la Misión de Sabios, que por encargo del presidente Duque hemos estructurado desde la Vicepresidencia, se resume en la definición de una hoja de ruta que viabilice una profunda transformación socioeconómica del país, apalancada por el conocimiento.

En diciembre tendremos las recomendaciones finales de este selecto grupo, que reflejarán el arduo trabajo hecho en las regiones de recolección y análisis de datos cualitativos y cuantitativos, que son la base para el diseño de políticas y estrategias de desarrollo científico y tecnológico que se traduzcan en mayores niveles de desarrollo.

Con el acompañamiento del Ministerio de Educación, Colciencias, el Icetex y universidades del país, habremos contado con más de 100 eventos de la Misión, entre foros y talleres regionales con jóvenes investigadores, sector empresarial, instituciones gubernamentales y sociedad civil en general.

El contacto con la población y diversas encuestas estructuradas e implementadas por los expertos de cada foco brindan elementos de alta valía para concebir nuevas formas de generación de riqueza y nuevos escenarios para el aprovechamiento de nuestros recursos.

La transformación es lograr una economía basada en el conocimiento para convertirnos en actores de la revolución industrial 4.0 y no en simples espectadores, como ha sucedido en el pasado. La Misión ha tenido grandes avances, y sus propuestas concretas las adoptará el gobierno de Iván Duque para lograr su aplicación en el sector productivo y la competitividad de los bienes y servicios de Colombia en la economía global. Por ello damos tanta importancia al uso eficiente de recursos y de energía.

Lo que planteamos es la posibilidad de una intervención del tejido social de Colombia. Los expertos han identificado la urgencia de construir un modelo educativo que responda a necesidades de las regiones y permita el desarrollo del potencial biodiverso del país. Colombia debe reconocerse como potencia bioceánica, reafirmar posicionamiento y reconocimiento mundial a partir de la cultura, aumentar el capital humano para toda la cadena de valor de las industrias creativas y fomentar –y garantizar en el tiempo– espacios para formación de profesionales en las ciencias básicas y del espacio.

Con el potencial biodiverso de Colombia, proyectaremos el desarrollo de materiales avanzados como las nanopartículas verdes inteligentes (NVI), que prometen tener gran impacto en el sector salud, entre otros.

La Misión se plantea temas como el futuro del sistema de salud. Arranca con optimización y humanización del sistema a partir de Centros Integrados de Biotecnología e Innovación, articulados con un ecosistema de ciencia, tecnología e innovación fortalecido desde el nuevo Ministerio de la Ciencia (CTel) y en pro de una mejor calidad de vida para todos. El éxito de este tipo de intervenciones sociales depende de la capacidad de lograr la transferencia de conocimiento a todos los niveles, es decir: una sólida apropiación social del conocimiento.

Publicada en el El Tiempo
http://xurl.es/qk1x0

Relacionadas