Especiales Vicepresidencia

Discurso

Palabras de la Vicepresidente de la República, Marta Lucía Ramírez en la instalación Formal 15 Congreso Nacional de la Infraestructura

​Infraestructura: una era de cambio
 
Cartagena, 21 de noviembre 2018
 
Me siento muy honrada de estar hoy en el 15vo Congreso Nacional de la de la Cámara Colombiana de la Infraestructura. Este escenario se ha consolidado como uno de los más importantes eventos gremiales de especial trascendencia tanto por la factura y profundidad académica de los temas que trata anualmente, como por la calidad y cantidad de maravillosos expositores nacionales e internacionales.
 
Me alegra enormemente acudir a este evento ya no en campaña política para ofrecer lo que queremos hacer por el desarrollo logístico, de la infraestructura y el transporte, sino para compartir con Uds. lo que estamos haciendo y lo que con el esfuerzo de TODOS podemos lograr en los próximos 3 años y 9 meses. Me honra acudir hoy como vicepresidente de Colombia, pues como Uds. bien conocen una de las funciones que me delegó el Sr. Presidente es la de ejercer la supervisión funcional de los sectores de transporte e infraestructura, para asegurarnos que la gran prioridad que nuestro gobierno otorga al desarrollo de la infraestructura y de una adecuada política de transporte nacional, no tengan ningún tropiezo y, sobre todo, asegurar que los tropiezos que surjan, tengan una inmediata solución. Por ello el sector cuenta hoy con la Dra. Ángela María Orozco y con su equipo. Una ministra y un equipo de lujo, al frente de esta cartera que no necesita más diagnósticos, que no necesita más documentos, sino que necesita trabajo, soluciones y realizaciones todos los días.
 
Vengo a invitarlos a que entre todos potenciemos el sector para que el desarrollo a corto y mediano plazo de la infraestructura y las diferentes modalidades de transporte nacional, sean eficientes y pertinentes para cerrar la brecha entre las regiones y conectar el país, garantizando que todos los usuarios de la red cuenten con la garantía de una logística eficiente que se traduzca en mayor productividad y competitividad para la economía nacional.
 
Esto implica la realización de múltiples tareas, que empiezan por una planeación integral del sector y el énfasis regulatorio y de gestión en solucionar fallas de mercado (competencia imperfecta, externalidades, información insuficiente y deficiencia de bienes públicos, entre otros).
 
Nuestro compromiso, el del gobierno del presidente Iván Duque con la Equidad y el Emprendimiento entendido como el desarrollo de más empresas privadas que inviertan más y generen más y mejores empleos, supone fortalecer un marco de buena gobernanza, mejor rendición de cuentas y mayor supervisión eficiente para conectar el país y cerrar la brecha entre todas sus regiones . Esto se logrará, en buena medida, con la apuesta del Pacto por el transporte y la logística. Que hace parte de nuestro Plan Nacional de Desarrollo.
 
Los retos para implementar los objetivos nacionales, es lograr estándares internacionales y metas globales tal como lo exigen los ODS que constituyen el eje de nuestra Plan Nacional de Desarrollo, donde la apuesta por la prosperidad va de la mano con cada uno de los 17 objetivos del desarrollo que nos hemos fijado.
 
Es fundamental que volvamos realidad en Colombia ese concepto de intermodalidad.Concepto del cual se estaba hablando hace dos años, en este mismo foro, se estaba hablando como uno de los requisitos sine qua nonpara darle una continuidad de largo plazo a la competitividad a al desarrollo de la infraestructura en nuestro país.
 
Por esa razón hoy, tuvimos la enorme alegría con la Ministra Orozco, su viceministro Manuel Gutiérrez y otros funcionarios de asistir en Santa Marta al arribo del tren que después de 20 años vino de La Dorada cargado de 4.000 sacos de café, mostrando que la Intermodalidad es indispensable que en esta no compiten ni se excluyen los distintos modos de transporte, sino que al contrario, se complementan y se retroalimentan uno al otro y así fue como vimos llegar después de 20 años ese tren y además por primera vez traía a una maquinista mujer que nos llenó, a la ministra y a mí también, de alegría ver que las mujeres en Colombia van conquistando más. 
 
A Emilia Bueno, que nos contó que está haciendo curso para ascenso, desde acá nuestro más cálido abrazo, porque nos dijo que tiene 4 hijas y estas mujeres, tenemos que hacer cada día más por el crecimiento y el desarrollo de Colombia.
 
Necesitamos entonces que el transporte en todas sus modalidades, el ferroviario, por supuesto también el fluvial se integre con los demás modos, mejorando la navegabilidad del río Magdalena, implementando el Plan Maestro Fluvial, y ejecutando los proyectos regionales y de conectividad.
 
También requerimos que los nodos de la red nacional como los puertos, aeropuertos y pasos de frontera, que son la imagen de Colombia ante el mundo, no se constituyan en sí mismos como infraestructura de primer nivel, sino que se integren con los centros de producción y consumo respondiendo a los retos del sector productivo, con una visión de largo plazo para nuestro país que potencie nuestras condiciones geográficas en lugar de verlas como una limitación al desarrollo. En particular, los puertos y sus accesos marítimos y terrestres deben continuar sus inversiones en tecnología y hacer a la vez mayores esfuerzos e inversiones en garantizar la sostenibilidad ambiental, contribuyendo al  desarrollo armónico con las ciudades donde se emplazan y adaptando su gobernanza a la nueva realidad y desafíos de la cadena de transporte marítimo.
 
La infraestructura y servicios de transporte aéreo deben proyectarse para atender la movilización de 100 millones de pasajeros y la duplicación del transporte de carga en el año 2030, por eso necesitamos una institucionalidad fuerte, moderna, renovada, robustecida y un talento humano de excelencia, según la visión del Plan Estratégico Aéreo 2030 que estamos ajustando con el apoyo de expertos tan valiosos como el Director de la aeronáutica y genta tan conocida en este gremio como el Dr. Manuel Leal.
 
De otro lado, pondremos el pie en el acelerador de los pasos de frontera pues como lo decía el reciente Informe del Consejo Privado de Competitividad, con gobernanza y dotación de equipamientos, debemos garantizar la operación permanente y coordinada con los países de la frontera. En esta materia tenemos grandes retos en la provisión de infraestructura de transporte y conexa que facilite los procesos de comercio exterior y potencie los mecanismos de integración binacional. Existen pasos de frontera que carecen de la infraestructura necesaria para realizar los controles e inspecciones de ley y algunas infraestructuras han caído en franco desuso. Así mismo, se presentan dificultades en cuanto a la identificación de fuentes de financiación y vinculación de capital privado para la construcción de la infraestructura de los Centros Nacionales de Atención en Frontera (CENAF) y los Centros Binacionales de Atención en Frontera (CEBAF), pero es una prioridad avanzar en esa tarea pendiente desde hace tantos años y así se ha definido también por parte de la Cancillería, la DIAN y el ministerio de Transporte.
 
El país debe promover y lograr el mejoramiento de capacidades tecnológicas y de innovación de las empresas de servicios de transporte y logísticos para atender los requerimientos que demanda la intermodalidad y los proyectos de Infraestructura Logística Especializada (ILE). Diferentes análisis regionales muestran que existe una relación directa entre la disminución del costo logístico en nuestro país y el aumento de las exportaciones internacionales agrícolas de manufactura, y minería. Por ejemplo, una reducción de 1% en el costo ad valoremde transporte de exportación en Colombia aumentaría las exportaciones agrícolas en 7,9%, manufactureras en 7,8% y las mineras en 5,9% (Blyde, 2013). Así mismo, las inversiones en conectividad están relacionadas con efectos positivos sobre el bienestar y acceso a los mercados de la población (Villar, 2014).
 
En conclusión, una buena política de infraestructura y transporte impacta la productividad del país, genera riqueza y bienestar para cada uno de los rincones de Colombia y genera nuevos empleos que tanto necesitamos. Por esa razón, el Presidente Iván Duque y su gobierno ha llegado a gobernar y esto también significa apretarse el cinturón, mejorar la eficiencia en la gestión pública, reducir los gastos de personal y de funcionamiento y buscar nuevas fuentes de recursos para abrir el espacio fiscal que nos permita priorizar la ejecución de los proyectos y de la construcción de la infraestructura que se encuentran en nuestro plan.
 
La equidad con mejoras en la conectividad entre las regiones, la legalidad definiendo claramente las regulaciones y garantizando estabilidad y pertinencia de las reglas del juego para estimular la inversión y el desarrollo de más empresas en nuestro país, constituyen la prioridad de nuestro gobierno. A propósito de regulación, sé de las expectativas que tiene este Congreso frente al decreto que defina el Pliego tipo, recibimos el mensaje de parte del Dr. Juan Martin Caicedo desde el mismo momento en que iniciamos el gobierno y por eso se ha ve ido trabajando de la mano de la Cámara  Colombiana de la Infraestructura el proyecto de decreto. No obstante esta construcción conjunta, recibimos de parte de diferentes actores públicos, privados y de la sociedad civil cerca de 1.000 comentarios de observaciones técnicas que el Gobierno ha venido realizando para dar a la norma el blindaje jurídico y técnico necesario para garantizar la estabilidad y sobre todo la transparencia que el país requiere en materia de las regulaciones en infraestructura para desarrollarse a nivel territorial. La Sra. Ministra Ángela Orozco junto con la Directora de Planeación Nacional, han trabajado intensamente ayer y hoy para procurar que el Presidente pueda traerles esa noticia para la clausura de este evento.   
 
Desde el 2015 Colombia ha mejorado la calidad e incrementado su acervo y su calidad de la infraestructura de transporte. Los reportes del Foro Económico Mundial nos muestra que en un conjunto de 163 países, Colombia tiene aún una enorme tarea por hacer.
 
Entre los países de la Alianza del Pacífico, en los indicadores de calidad de infraestructurase encuentran en muy bajo lugar. Colombia aparece particularmente rezagado en todos los modos de transporte, a pesar de que el retraso en el modo carretero se ha reducido durante los últimos años. No obstante, tenemos claro que el sector registra deficiencias enormes en el nivel de estudios utilizados para la estructuración por parte del Gobierno, en los estudios de trafico inadecuados, en los estudios de suelos sin la profundidad requerida para darle a los concesionarios y contratistas certeza sobre la calidad de los suelos, en las deficiencias en la gestión contractual de las entidades públicas y la parte privada, inseguridad jurídica, vacíos en la financiación y todo ello nos ha colocado a hacer una tarea de bomberos. Apagar incendios, destrabar contratos evaluar de manera individual cada proyecto para poder aplicar las soluciones efectivas. Por eso quiero rendir un reconocimiento a la Ministra y a su viceministro, Manuel Gutierrez y al director de la ANI Louis Kleyn, pues en esa dedicación son varias las buenas noticias que ellos y los concesionarios han venido presentando al país y quiero que sea la Ministra en su intervención quien cobre esos créditos.
 
Si bien es cierto que los mayores avances se registran en las 4G, los inmensos desafíos en este campo son una parte de los retos que tenemos en otros campos.  Por ejemplo, los modos férreo y fluvial, tienen retrasos enormes durante las últimas décadas. Adicionalmente, las medidas específicas para promover el transporte intermodal van lentas y por ello nuestra visión y plan de acción tiene que mirarse con una gran integralidad.
 
Durante los últimos 50 años el transporte ferroviario se rezagó luego de haber surgido como el que tenía la mayor importancia y extensión en Colombia a finales del siglo XVIII. La ausencia de políticas para el desarrollo del ferrocarril, la baja destinación de recursos del orden de apenas el 1.8% del total del presupuesto del sector del transporte durante los últimos 15 años, hacen hoy indispensable reiniciar la visión del desarrollo ferroviario como un impulso complementario y necesario para la competitividad y la intermodalidad en nuestro país.
 
De los cerca de 3.500 km., de la red férrea colombiana, tan solo 245 km., la concesión entre Chiriguaná y Santa Marta, que hizo posible la llegada del tren en el día de hoy, están en óptimas condiciones y permiten en promedio el transporte de 50 millones de toneladas anuales que corresponden netamente a carbón. De los no concesionados 870 km., entre La Dorada, Chiriguaná, Bogotá y Belencito, han estado bajo intervención de obra pública y se encuentran listos para una primera etapa de operación de carga desde el centro del país hacia la costa atlántica y Boyacá; esto evidencia que solo un 7% de la red se encuentra en operación y hay un 40% adicional que podría iniciar operaciones en el corto plazo, los cuales serán prioridad incansable para lograr sus reactivación total durante el presente cuatrenio.    
 
De igual manera es imprescindible avanzar, como lo estamos haciendo, en la actualización normativa, el esquema de fortalecimiento institucional y la implementación de la estructura regulatoria adecuada. Todos estos retos se vienen adelantando desde el plan maestro ferroviario que gracias a la cooperación internacional del gobierno francés, del británico y del BID, se encuentran elaborando el ministerio de Transporte y el sector junto con el Departamento Nacional de Planeación y es una de las prioridades de este Gobierno.
 
De otra parte, en relación con el modo fluvial, venimos adelantando los ajustes necesarios para la estructuración de la APP del Río Magdalena con miras a garantizar que ese proyecto sea una realidad y el ministerio está desarrollando un plan que esperamos implementar en los próximos seis meses para el desarrollo del transporte regular fluvial en nuestras costas Pacifica y Atlántica. En el día de ayer, en Barranquilla tuve la oportunidad de instalar la sesión de la Comisión Nacional del Océano, asumimos el compromiso con la Ministra Orozco, la Directora de Planeación Nacional, la Armada Nacional y la Dimar,  de presentar en seis meses la primera etapa de la solución fluvial que sirva para conectar entre sí los 46 municipios costeros de nuestras dos costas Pacífica y Atlántica.
 
Cuando queremos hablar en Colombia de competitividad y desarrollo tenemos también que tener muy presente cómo esos municipios costeros en la costa Pacífica y en la Atlántica, tienen hoy los niveles de necesidades básicas insatisfechas más bajos del país. Es totalmente inaceptable el abandono de nuestras costas y parte de ese abandono obedece a la imposibilidad absoluta que tienen los pobladores de esos municipios de conectarse entre sí, de conectarse con otros municipios de su departamento y conectarse con el resto del país y por eso es tan importante todo el desarrollo de este transporte público fluvial que en 6 meses daremos a conocer.
 
Colombia cuenta con 18.225 km., de red fluvial navegable que no se aprovecha por la baja inversión pública. La operación, aun cuando es privada hoy por hoy tiene muy bajos niveles de servicio, es insegura y se concentra en el río Magdalena. Las embarcaciones superan en muchos casos, los 50 años de antigüedad con un enorme mérito de los empresarios que se la han jugado por el río y sabemos que debemos apoyar sus esfuerzos de modernización, tecnificación con reequipamiento y renovación. Los flujos de transporte son unidireccionales y generan mayores costos de operación y las instalaciones de transferencia intermodal son escasas y por ello el documento CONPES 3758 de 2013, reconoció la importancia de implementar un programa para la recuperación de la navegabilidad del río Magdalena y en 2015 se elaboró el Plan maestro Pluvial. Es hora entonces de pasar del papel y las declaraciones oficiales a los hechos y acciones permanentes que conviertan las declaraciones y las buenas intenciones en una realidad.
 
A través de los nodos del comercio exterior Colombia se conecta con las distintas economías del mundo. Más del 96% del comercio se realizan a través del modo marítimo y en este segmento se ha invertido entre el 2010 y el 2017 más de 5.4 billones de pesos en modernización de equipos, ampliación y construcción de infraestructura, lo cual significó un aumento del 45% de la capacidad portuaria, mejoras en señalización, control de tráfico, cartografía náutica, mantenimiento y profundización de los canales de acceso a Buenaventura, Barranquilla y Cartagena.    
 
El crecimiento acelerado de pasajeros y carga aérea en Colombia y la dinámica mundial de este modo lo requiere también en el transporte aéreo concentrar una mayor atención y dedicarnos a garantizar la constante evolución de este sector para nuestro país. El significativo aumento del modo aéreo para en el crecimiento de la economía requerirá inversiones enormes en la ampliación y mantenimiento de la infraestructura aeroportuaria.
 
En los últimos años el Gobierno Nacional dispuso de 4.5 billones de pesos a fin de impulsar programas de infraestructura y servicios de transporte aéreo, seguridad aeroportuaria, fortalecimiento de la gestión de la aeronáutica civil. Colombia se encuentra entre los 10 primeros países del mundo con una mayor proyección de crecimiento en el transporte aéreo. Entre el periodo 2016 y 2040, los aeropuertos de Bogotá, Rionegro, Cali y Barranquilla, habrán de movilizar cerca del 96% de la carga aérea de comercio exterior.
 
La calidad de la infraestructura del modo carretero, los compromisos que tenemos con el modo fluvial, con el modo ferroviario y también con el transporte aéreo, nos muestran que el Gobierno colombiano y todas las firmas del sector debemos hacer más y mejor por generar confianza de parte de la inversión extranjera, de los fondos de inversión extranjera y nacional para que este sector reciba los recursos necesarios para lograr ese desarrollo de corto, mediano y largo plazo.          
 
El marco legal y regulatorio de las APP en Colombia ha sido exitoso y ha traído experiencias para reflexionar y mejorar. Sin embargo, el esquema de APP podría ser más eficiente y flexible para poder aprovechar todos sus beneficios. Por ejemplo, se pueden reducir los costos de financiación permitiendo pagos de hitos por avance de obra de los proyectos. También hay que revisar el esquema de presentación y aprobación de las iniciativas privadas, para que estén alineadas con las propuestas y objetivos de las entidades públicas.
 
Tenemos que trabajar conjuntamente en resolver todos los cuellos de botella que impiden la ejecución de las obras. Pondremos toda la capacidad de gestión al servicio del sector para resolver estos inconvenientes que han surgido en materia de coordinación institucional o de fallos de gerencia pública y ya contamos con un esquema que no solo nos permitirá trabajar a las múltiples entidades involucradas bajo una única línea y objetivos comunes, sino que nos permitirá rendir cuentas pública y periódicamente de los avances logrados.

Seguramente muchos de ustedes tuvieron la oportunidad de conocer la plataforma que recientemente lanzó el ministerio de Transporte e infraestructura para permitir un seguimiento permanente y en tiempo real sobre todos y cada uno de los proyectos que tiene el país en materia de infraestructura y particularmente de las 4G, entre otras cosas porque uno de los objetivos que tiene el Gobierno Nacional es el de recuperar la confianza de los inversionistas y de los agentes privados con una buena regulación, con estabilidad en las condiciones, con mejores condiciones desde el punto de vista del desarrollo económico, pero lo más importante será recuperar la confianza de todos nuestros ciudadanos en el Estado, en las instituciones, en el sector privado, en el sector de la infraestructura en todos aquellos sectores que desafortunadamente se han visto lesionados por los casos bien conocidos de Odebrecht.

Tenemos que lograr nosotros que a través de la transparencia, del acceso de los ciudadanos a través de los distintos proyectos, sea posible recuperar esa confianza y actuar a tiempo cuando se encuentre que hay retrasos, que hay cualquier tipo de irregularidad o cualquier situación injustificada. 
 
Señores contratistas, señores interventores, cuenten ustedes con la Vicepresidencia y el Ministerio de Infraestructura y Transporte y con todos sus funcionarios en este propósito de hacer de la infraestructura y el desarrollo de todas las obras y de la infraestructura que necesita nuestro país, un verdadero propósito nacional, por eso hace parte de este Pacto por Colombia.
 
Yoaspiro a que mi paso por la Vicepresidencia acompañando al presidente Iván Duque y apoyando a la ministra Orozco y a su equipo, nos brinde posibilidades ciertas para que Colombia aspire a un desempeño en transporte y logística que nos coloque, ojalá, a la altura de Chile y de México para poder competir en igualdad de condiciones con nuestros principales competidores en el hemisferio y lograr que un camión alcance los 60kms por hora en zonas montañosas y 80kms en zonas de terreno plano.
 
Colombia debe tener una productividad real y su comercio exterior, debe estar conectado entre sí a las 18 principales ciudades-región del país. Estamos estructurando una hoja de ruta que incluya todas las políticas públicas y las regulaciones técnicas y económicas sectoriales que nos garanticen la movilidad, la mejor gerencia, el desarrollo de los corredores nacionales, la mejor gestión de los activos en las redes nacionales y la financiación de modos alternativos de transporte amigables con el ambiente.
 
Este gobierno va a dar la importancia que se merece el sector de las pequeñas y medianas empresas de ingeniería. Sé que es ese uno de los principales campos de estudio en este nuevo Congreso y nos contaba Juan Martín (Caicedo) que en su estudio, en la publicación que hizo recientemente había encontrado ejemplos fascinantes de cómo las pequeñas y medianas empresas de ingeniería, se encuentran desarrollando también innovaciones que de verdad van a poner a este sector como un sector de punta en el desarrollo nacional.

En nuestro país el mercado de las empresas de ingeniería tiene un comportamiento similar al de otras economías del mundo. Cerca del 99% de las empresas del sector son Pymes que hacen su contratación con las grandes empresas.

El 54% de estas Pymes tienen más de 15 años de vida, cuando el promedio en otros sectores no supera los 12 años. Es decir, que siendo de tamaño pequeño son muchísimas las empresas que hacen parte de un mercado maduro y consolidado, que está preparado para afrontar los retos que nuestra geografía les impone, con calidad y eficiencia.

Como les mencioné anteriormente, con el presidente Duque y la directora del DNP tenemos ya todos los avances necesarios para que el PND articule esos 17 objetivos del desarrollo que van a permitir que el mundo entero avance de manera simultánea para lograr que en el año 2030 tengamos países muchísimo más viables, muchísimo más equitativos y queremos que Colombia esté a la vanguardia en esa viabilidad y en esa equidad.

La reducción de los costos de transporte, la eficiencia en este sector, la mayor movilidad y la mayor interconexión a nivel nacional serán durante todos los próximos 3 años la prioridad de este Gobierno.

El próximo año nuestro país conmemorará doscientos años de independencia. En el 2021, a propósito de la Constitución de Cúcuta que dio inicio al Estado colombiano, que inició el republicanismo de América Latina, en ese 2021 celebraremos también los 200 años de creación de la República. La independencia que celebraremos el año entrante, en el 2019 y la creación de la República en el 2021, constituyen un marco inmejorable para recordar las palabras de Pedro Fermín de Vargas, considerado el primero que se preocupó por los asuntos económicos antes de la independencia. Él decía que por más que se lograra afianzar la agricultura, si el comercio no favorecía la extracción de frutos no habría adelantamiento para el pueblo, es decir, que sin infraestructura no sería posible dar el salto, -como lo han llamado ustedes-, a una verdadera era de cambio.
 
Quiero reiterar el agradecimiento por las palabras del alcalde Federico Gutiérrez, él en Medellín todos los días nos da ejemplo de compromiso con el país. Hoy vemos nosotros que desafortunadamente hay muchísimos actores que invitan a los paros, invitan a las protestas, invitan a poner contra la pared toda esta institucionalidad y lo que vemos nosotros en este salón, lo que vemos nosotros en todas las calles de Colombia, es gente que quiere trabajar por nuestro país, sacar adelante a Colombia, sacar la cara por los colombianos y ese es el compromiso al cual quiero invitar a todos y cada uno de ustedes.

Por supuesto que hay muchísimas cosas que nos generar preocupación, otras que muchas veces nos generan frustración, nosotros reconocemos que Colombia es una nación que está en proceso de formación, no tenemos la madurez ni la formación de las grandes naciones europeas ni de los grandes países desarrollados, pero somos un país que viene avanzando de manera sostenida. En nuestro Gobierno no existe otra cosa distinta que la voluntad de aceptar que el deseo de trabajar todos los días por el progreso de Colombia. Nosotros consideramos que todos los avances que ha habido en el pasado hay que sostenerlos, reconocemos, por ejemplo, la importancia que tiene la ley de infraestructura expedida en el Gobierno anterior, así como la creación de la ANI y queremos dar muchos pasos adelante solucionando las dificultades que existen en cada uno de los proyectos de las 4G, solucionando las dificultades que encontramos con los múltiples tribunales de arbitramento que se encontró la ministra encima de su escritorio al comenzar el Gobierno, pero todo esto que hagamos será insuficiente si no contamos en este sector y en todos los sectores de la economía colombiana con el apoyo constante, con el trabajo dedicado, con la solidaridad necesaria y también con la transparencia que nos permita demostrarle a todos los ciudadanos en Colombia que generar riqueza en bueno, que generar riqueza y darle oportunidades de empleo de calidad a los ciudadanos es el compromiso que tiene el sector empresarial y es el compromiso que tiene el sector de la infraestructura.
 
Tenemos ustedes y nosotros el desafío de demostrarle a cada colombiano que se encuentra en cualquier rincón de Colombia que nuestro compromiso con la transparencia, con la eficiencia y con el desarrollo de la infraestructura nacional, habrán de traer bienestar y progreso para cada uno de los colombianos. Que ninguno de los colombianos se equivoque, que tantos cantos de sirena que llaman al ataque a un gobierno que apenas está comenzando, que lleva apenas 3 meses iniciando una gestión, no son otra cosa que ataques políticos de la peor condición y necesitamos que el sector empresarial realmente también tome conciencia del esfuerzo enorme que tenemos que hacer de la mano el Gobierno, ustedes los empresarios y cada uno de nosotros por lograr que cada colombiano tenga confianza en nuestro país, tenga esperanza en nuestro futuro y tenga la disposición a trabajar todos los días para que Colombia progrese tanto como puede y como se merece progresar.

Muchísimas gracias.

Relacionadas