Especiales Vicepresidencia

Discurso

Palabras de la Vicepresidente de la República Marta Lucía Ramírez en foro: celebración de los 65 años del Diario La República.

Bogotá, D.C., 27 de febrero de 2019

Quiero agradecer especialmente a los doctores Fernando y Sergio Quijano por invitarme en el día de hoy a esta celebración tan importante, 65 años de un diario económico que no solamente ha recogido la historia, sino que también ha contribuido a hacer historia.

Este es un periódico que más allá de la arqueología económica, como lo definía el doctor Fernando Quijano, también ha recogido muchas de las iniciativas empresariales de Colombia y del exterior para marcar también una hoja de ruta al desarrollo empresarial de nuestro país; es un periódico que no solamente nos ha hablado de la política económica sino también de cómo esa política económica aterriza en el nivel micro para el desarrollo empresarial.

Es un periódico que ha recogido también las mejores prácticas de los empresarios del mundo y de Colombia; un periódico en el cual siempre fue fácil hablar de competitividad cuando esos temas al común de los colombianos les resultaba bastante antipático, por no decir indiferente. Recuerdo alguna vez un colega de Fernando me decía, es que esta Ministra ladrilluda que nos habla de competitividad, cuando yo era ministra de Comercio Exterior hace 20 años; y aquí estamos hoy por hoy recogiendo en La República esa cosecha de haber tenido siempre una posición coherente y pertinente sobre cómo las políticas económicas de largo plazo son las que nos deben permitir a nosotros ese desarrollo empresarial que conduzca a la generación de riqueza, que conduzca al progreso material que nuestro país necesita, porque de la mano del progreso material debe llegar mucho más el progreso social.

Solamente un país que estimule el desarrollo empresarial, que confié en que a través de empresarios que tengan un sentido del compromiso con el país, un sentido ético en el desarrollo de los negocios y en la generación de riqueza, solamente así es como se puede lograr la generación de empleos que tanto necesita el pueblo colombiano.

El pueblo colombiano no necesita vivir a punta de subsidios, ni de limosnas, el pueblo colombiano lo que necesita es tener la oportunidad de un empleo de calidad y de emprendimientos que sean sostenibles, escalables, realizables y rentables, y en todo eso es donde radican los esfuerzos de una buena política económica y de unos buenos periodistas y analistas económicos que permitan definir esa hoja de ruta al sector empresarial.

Este es uno de los eventos más importantes que vamos a celebrar con ocasión de tantas celebraciones que tenemos durante este año. Este año, el año del Bicentenario, el año en que cumplimos 200 años de independencia, 200 años de libertad para Colombia, pero también un año en el cual es importante tener presente que buena parte de los esfuerzos de este gobierno y que están orientados no solamente a lo que podamos presentar como logros durante los próximo tres años y medio sino que de verdad tengamos la aspiración a que este gobierno, su Plan de Desarrollo, la hoja de ruta que marquemos, tenga una continuad de largo plazo, que influya sobre el mejor crecimiento de la economía y el mayor desarrollo de Colombia durante lo que resta de este siglo. Esa es la pretensión que tenemos y no menos que esa.

Tenemos que reconocer que la economía colombiana, a pesar de tantas dificultades ha tenido unos indicadores mucho mejores de lo que han tenido otros países de la región, reconocer que a pesar de tantas dificultades hoy un colombiano promedio es casi tres veces más rico de lo que era hace 50 años; hemos logrado reducir la proporción de la pobreza en nuestro país; cuando comenzó este siglo, el 50% de los colombianos vivían en pobreza, hoy hemos bajado ese porcentaje, hoy el 29% de los colombianos, es decir 3 de cada diez colombianos, 2.9 de cada diez colombianos vive en pobreza, pero no es suficiente lo que hemos logrado; tenemos que lograr muchísimo más porque un 29% de colombianos en pobreza son 11 millones de colombianos y no podemos de ninguna manera aplaudirnos si hay 11 millones de personas que siguen todavía en estos niveles inaceptables de ingreso y de condición de vida.

Estos últimos  65 años han sido determinantes para el desarrollo de nuestras ciudades, el país se ha ido urbanizando y han sido determinantes también para el desarrollo de nuestra industria, hemos logrado un proceso de industrialización que ha permitido diversificar la economía colombiana, pero también tengo que reconocer, he sido muy crítica de la desindustrialización reciente en la cual hemos visto perder muchísimas industrias en Colombia, a diferencia de lo que han hecho otros países, impulsar su desarrollo industrial, estar convencidos de que la buena política económica significa también impulsar en el nivel sectorial en lo micro, aquellas industrias que tienen un mayor potencial de crecimiento económico, pero ha sido un período definitivamente de grandes contrastes; en estos últimos 65 años hemos visto lo más cruento del conflicto colombiano y de la ilegalidad, pero también hemos encontrado estos niveles de progreso, de crecimiento estable y de reducción de la pobreza de nuestro país.

 En estos 65 años nos tocó ver el nacimiento y la parte más difícil de las guerrillas colombianas, del narcotráfico, de la amenaza del terrorismo y los grupos ilegales, pero ha sido también un periodo de crecimiento de la industria, la economía, un periodo de diversificación económica y un período en el cual hemos visto la consolidación de varios de los productos de exportación colombianos en los mercados internacionales, por supuesto exportaciones tradicionales, pero también hemos ido logrando consolidar productos como las flores, que no era realmente un producto bandera de exportación de Colombia hace 30 años, hoy es un producto que se ha consolidado, pero tenemos sin duda un desafío muchísimo mayor. Colombia tiene que seguir adelante en un proceso de internacionalización de la economía que nos garantice, ese crecimiento establece, crecimiento sostenido pero sobre todo una mayor y mejor aprovechamiento de las oportunidades que tiene nuestro país en el concierto internacional, tanto por la ubicación de Colombia, como por tantos acuerdos de libre comercio que hemos celebrado y que hasta ahora han tenido una utilización muy precaria, es muy poco, casi nada, y se lo repito, también al Viceministro de Comercio Exterior, casi nada lo que se ha hecho hasta ahora para tener una verdadera estrategia que nos permita penetrar los mercados internacionales, y esto obedece en buena parte a que a pesar de que durante los últimos 65 años Colombia se ha ido consolidando sus instituciones económicas y hemos logrado este manejo tecnocrático, este manejo que nos ha garantizado esta estabilidad, a pesar de eso, también encontramos una discontinuidad en las políticas públicas, sobre todo las políticas relacionadas con el desarrollo sectorial y el desarrollo industrial de Colombia.

 Por esa razón tenemos que ponerle atención a la continuidad en las políticas para que nuestro país pueda sacar el máximo de su potencial en materia económica, tenemos que recordar cómo Fabio Echeverri, que fue presidente de la ANDI, en  1.987, se refería cómo la economía colombiana iba bien pero el país iba mal, porque ha sido la economía la que en muchas ocasiones ha podido jalonar al país, y necesitamos entonces que para que la economía se sostenga con buenos indicadores, el país como un todo vaya bien y las instituciones nacionales cada vez estén más fortalecidas.,  cuál es la causa de que a pesar de tantas dificultades de los últimos 65 años Colombia haya logrado tener ese crecimiento en la economía en forma estable: en primer lugar, tenemos que tener en cuenta que comparando a Colombia con otros países de la región, nuestro país tuvo tasas de crecimiento sostenidos, excepto el año 99, que recordamos que fue la crisis económica; Colombia tuvo un solo año con crecimiento negativo, mientras que los demás países pares en la región han tenido periodos de a 3, 4 años con crecimientos negativos, pero lo más importante, Colombia es un país que siempre ha logrado tener un manejo bastante controlado de la inflación y todo esto ha permitido que podamos enfrentar en mejores condiciones los altibajos de la economía internacional.

Y también una de las muestras de cómo Colombia ha logrado ese crecimiento, a pesar de las dificultades, es la manera en que hemos manejado el endeudamiento, y esto casi que responde una tradición colombiana, vemos como desde mediados del siglo XIX cuando estaba el ex presidente Aquileo Parra en ese momento debatiendo sobre la construcción del ferrocarril del Norte, en ese momento era este planteamiento de cómo lograr un desarrollo mucho más ambicioso del país invirtiendo en infraestructura pero al mismo tiempo evitar que esa inversión en infraestructura se hiciera toda a debe para evitar entonces una tasa de endeudamiento excesiva, y promovía, desde entonces, la necesidad de aumentar las exportaciones de quina y de tabaco pero siempre con esta preocupación de evitar unos niveles de deuda excesivos para nuestro país, y esa ha sido una tradición colombiana, por eso es que nosotros, por fortuna, no hemos tenido que incurrir en las renegociaciones de la deuda como le ha sucedido a otros países de América Latina.

Por otro lado, hemos tenido una gran estabilidad monetaria a diferencia también de nuestros vecinos, en el caso de Brasil, por ejemplo, vimos como tuvieron que pasar del cruzeiro posteriormente al cruzado, del cruzado a la nueva moneda que fue el real; en el caso del Perú vimos como se reemplazó el sol por el inti, luego se reemplazó por el nuevo sol; en Argentina se murió el peso argentino, nació el austral y posteriormente tienen el nuevo peso; en el caso de Ecuador se dolarizó la economía y se renunció de manera expresa a tener una política monetaria propia, todo Ecuador depende de la reserva federal y obviamente del dólar; y mientras tanto Colombia ha logrado mantener su peso con una estabilidad y con un valor bastante aceptable.

Vemos hoy la situación crítica de Venezuela donde encontramos tanto jóvenes venezolanos haciendo artesanías con sus billetes de Bolívar y como  hoy es una moneda que no tiene absolutamente ningún valor, y mientras tanto Colombia no solamente ha tenido este crecimiento estable sino también ha logrado ir fortaleciendo permanentemente sus instituciones económicas, inclusive esto también hace parte de nuestra tradición desde comienzos del siglo XX con la misión Kemmerer, el crecimiento de la junta monetaria, el desarrollo de todas estas instituciones y posteriormente en el 91 con la independencia del Banco de la República y su carácter absolutamente técnico. Está estabilidad relativa de Colombia es uno de los atributos, es una los activos valiosos que tiene nuestra economía.

Y hablando de los historiadores económicos a quienes se refería el doctor Quijano, lamenté mucho que no mencionó al doctor Roberto Junguito, no me le vaya usted a guardar silencio a los exministros  conservadores que también ha sido tan buenos, pero uno los historiadores muy importantes que es el doctor Miguel Urrutia, que es sin duda uno de los que más conocedores de la historia económica de Colombia, él argumenta que el hecho de que Colombia se haya podido mantener con este crecimiento estable obedece también a no haber caído jamás en populismos económicos de ningún lado, porque realmente lo que hemos visto en buena parte América Latina es ese populismo de asumir que el Estado puede todo, que el Estado es suficiente para todo y que el Estado debe ser el gran benefactor; de tal manera que este manejo de centro, muy técnico, sin populismo de derecha e izquierda es también, según Miguel Urrutia, uno de los atributos importantes.

 El doctor Fernando Quijano, inclusive en su tesis doctoral señalaba cómo los ministros que han pasado durante todos estos años en el Ministerio de Hacienda han contribuido a construir todo esté instrumental e institucionalidad económica de política pública que ha respetado la tradición y ha sabido construir sobre lo construido, sin hacer cambios bruscos, ni tirar por la borda todos los avances logrados en gobiernos anteriores.

Siguiendo la lógica de Miguel Urrutia también el doctor Fernando Cepeda señala como una de las causas de la estabilidad en Colombia radicó en ese Frente Nacional tan criticado por muchos, yo me incluyo entre los que tienen algunas críticas frente al Frente Nacional porque sin duda este bipartidismo tuvo de bueno el hecho de una alternancia en el poder, el hecho de que hubo una política estable de fortalecimiento institucional, una alternancia también en el manejo económico, pero siempre dentro de una hoja de ruta ortodoxa; lo malo que tuvo es que, sin duda, dejó sectores muy amplios por fuera del acceso al poder y al manejo del Estado, pero señala Fernando Cepeda, cómo justamente esta alternancia del Frente Nacional llevó a que, por ejemplo, en gobiernos conservadores como el del presidente Belisario Betancur, el ministro de Hacienda fuera liberal como Edgar Gutiérrez Castro  y el Presidente liberal de Julio César Turbay Ayala, tuviera ministro de Hacienda conservador como Jaime García Parra y todo esto es lo que ha generado siempre estos balances y estabilidad en la economía colombiana.

Ese bipartidismo ha tenido un rendimiento importante en cuanto que la estabilidad ha significado confianza en nuestra economía y esa confianza ha permitido el aumento de la inversión, crecimiento sostenido y todo esto ha contribuido a esos mejores indicadores sociales. Durante estos últimos años a raíz de la Constitución del 91, también vemos como la autonomía del Banco de la República ha sido un factor fundamental para explicar esta estabilidad y sobre todo la reducción sostenida de los niveles de inflación, el mantenimiento de esa inflación objetivo, porque sabemos que lo que más empobrece al ciudadano es una inflación desborda y lo estamos viendo también en el caso de Venezuela.

Nuestra institucionalidad ha sido en parte la que ha logrado este milagro de tener crecimiento, de tener una reducción en los niveles de pobreza y enfrentar simultáneamente todos los desafíos y los costos enormes que ha tenido para la economía, el conflicto, el narcotráfico, la ilegalidad, la impunidad que hay en nuestro país y que sin duda constituyen hoy por hoy el principal desafío. También dentro de esa institucionalidad de tener un Departamento Nacional de Planeación, el CONPES, el Consejo de Ministros, distintos filtros y escenarios, siempre en los cuales se debaten las principales decisiones de política económica, y el Congreso que a pesar de que también tenemos, a veces, tantas críticas sobre el Congreso, sobre todo sobre los congresistas que alguno de ellos todavía tienen tanta atracción por la mermelada, que por fortuna se ha acabado, pero sabemos que en el Congreso, como institución, radica en buena parte también esa fortaleza que ha tenido Colombia de ser capaz de debatir unos presupuesto, de ser capaces de debatir unas reformas económicas importantes y lograr recoger en el Congreso un valor agregado importante para el desarrollo de esta política económica.

Otro aspecto a destacar en estos 65 años es la evolución de los intereses y preocupaciones de la comunidad internacional, porque sabemos que hace 65 años, es más, hace 30 años nadie relacionaba, por ejemplo, la economía con el medio ambiente y hoy sabemos que esto es un elemento absolutamente fundamental para el desarrollo de una política económica, cómo lograr esta sostenibilidad que garantice crecimiento pero al mismo tiempo un crecimiento sostenible, un crecimiento responsable con las generaciones futuras; esta protección del medio ambiente, la protección de la niñez, el hecho de tener mucha más conciencia sobre la  obligación moral, la obligación ética de corregir también prácticas que en el pasado eran aceptables, la explotación laboral, muy recientemente recuerdo que uno oía  en zonas rurales: es que hay que contratar un hombre que venga y sirva de jornalero en la finca que él de paso viene con la mujer y la mujer trabaja y entonces entre los dos se ganan un salario mínimo, pero ni siquiera se les pagaban prestaciones, ha habido  una toma de conciencia en el país que ha permitido también tomar correctivos desde punto de vista legal para que los derechos laborales de los trabajadores se reconozcan y para que tengamos realmente empresas que desde el punto de vista internacional tengan todas las condiciones de verdad para que sus productos se reciban en los mercados internacionales, por cumplir estos estándares ambientales y los estándares laborales.

En estas últimas dos décadas, especialmente Colombia ha establecido parámetros para lograr asegurar una mayor participación de las mujeres en los órganos de participación política, pero también en el desarrollo de la economía. Ahora el doctor Quijano me decía, y usted dentro de su Vicepresidencia qué considera que es realmente su principal objetivo, yo diría, no es el principal excluyente de otros, pero sin duda es un objetivo fundamental el de lograr que está Vicepresidencia y un gabinete paritario por primera vez en la historia, contribuyan a que tengamos medidas de política pública que nos garanticen ese acceso igual de las mujeres a todos los campos de liderazgo en Colombia, a la economía a los negocios, al emprendimiento, un mayor acceso al mercado laboral, unas condiciones iguales desde el punto de vista salarial; y quiero aprovechar este foro para decirle al sector empresarial: necesitamos un compromiso a fondo de los empresarios por acabar en Colombia esta discriminación salarial que existe en contra de las mujeres, muchas mujeres con igual o mayor nivel educativo que los hombres, con responsabilidad laborales exactamente iguales, pero injustificadamente la mujer ganándose un salario que a veces va hasta el 19 o 20 por ciento por debajo del que ganan los hombres.

Tenemos que corregir esas desigualdades, pero este ingreso cada vez más fuerte de la mujer al mercado del trabajo, sin duda es un cambio importante que hemos tenido en los últimos años y es un cambio fundamental que veremos en los próximos años, porque realmente el empeño que tenemos en el gobierno del presidente Iván Duque es lograr transformar para siempre la condición de ese 52 por ciento de ciudadanas colombianas que somos las mujeres y que sí ingresamos de verdad en forma masiva al mercado laboral, a la economía colombiana, sin duda vamos a lograr que haya un crecimiento mayor del producto interno bruto, pero sobre todo unas condiciones mejores de ingreso para las familias y un ingreso de mejor calidad para los hogares, y cuando digo, mejor calidad es porque sabemos muy bien, una mujer jamás se gasta su salario en irse a tomar unos traguitos con los amigos, ni en irse a jugar cartas, ni nada por el estilo, las mujeres que trabajamos, todas invertimos hasta el último peso de nuestro ingreso en la educación, en el hogar, en los hijos, en la familia y eso lo necesita la sociedad colombiana.  Por eso necesitamos cada vez más mujeres emprendedoras, más mujeres en las empresas y cada vez más mujeres en la política, ayudándonos a transformar toda la política y la cultura que existe alrededor del trabajo y la participación de la mujer.

En nuestro país hemos visto trabajos también emblemáticos e inclusive hemos analizado lo que académicos tan importantes como Amartya Sen, Joseph stiglitz, que han probado que la medición del producto interno bruto está incompleta y mal hecha precisamente porque no reconoce el trabajo de la economía del cuidado. Acá en Colombia hemos tenido economistas tan importantes como Cecilia López, que siempre han estado abogando porque ese trabajo del cuidado tenga un mayor reconocimiento, pero sobre todo porque se ejerza en igualdad de condiciones entre los hombres y las mujeres, que realmente todo lo que tiene que ver con licencias de maternidad y demás, incluya igual a hombres que a mujeres, precisamente para evitar que haya esa discriminación negativa en el ingreso de la mujer al mercado de trabajo; por todas esas razones estamos haciendo un esfuerzo grande con todas las ministras y los ministros del gabinete del presidente Iván Duque para lograr que la sociedad colombiana tenga muchísimo más conciencia sobre el cambio cultural que tenemos que lograr en esto de la economía del cuidado y también obviamente entender el impacto económico que tiene esta economía del cuidado para las familias y para el país entero.

 En este foro de La República es importante tener en cuenta que la prensa económica ha logrado también una contribución importante para el desarrollo del país, estos diarios económicos como La República que se han ido consolidando, las revistas especializadas, tantos espacios de opinión, empresas que vigilan la conducción de la política pública y la política económica, constituyen un activo valioso que el país ha podido desarrollar durante estos últimos 65 años.

Hoy nosotros realmente tenemos que reconocer las cosas buenas del pasado pero concentrarnos sobre todo en el futuro, y mirando hacia el futuro, lo que estamos haciendo durante el gobierno del presidente Iván Duque es fortalecer esta confianza en la economía colombiana, fortalecer la confianza en las instituciones económicas de Colombia, lograr que los spreads de riesgo cada vez sean menores y que de verdad sigan bajando en la línea con el mayor precio del petróleo, hemos visto cómo se ha fortalecido el peso, como hay una tendencia positiva en la inversión extranjera directa que ha tenido durante los últimos ocho años un promedio de 13.390 millones de dólares, y también hemos visto como la inversión de portafolio… ha estado alrededor de 29, del 30 por ciento, todo esto son indicadores de confianza en la economía colombiana y debemos continuar en esta senda, por eso es importante tener en cuenta los efectos positivos de la reciente ley de financiamiento tanto en el aumento de la inversión privada como en la sostenibilidad de las finanzas públicas.

En efecto, las menores tasas de tributación que están establecidas en esta ley de financiamiento deben generar un repunte de la confianza empresarial, deben aumentar los niveles de inversión, generar más crecimiento económico, mayor sostenibilidad del ingreso tributario, deben permitir una mejor priorización y focalización del gasto público para que sea mucho más productivo del punto de vista económico y desde el punto de vista social y por eso el énfasis de gobierno en que tenemos que lograr que los subsidios se dirijan exclusivamente aquellos que de verdad lo necesitan y eliminar tantos subsidios que llegan a sectores pudientes de la sociedad y que por lo tanto no tiene ningún tipo de justificación; lo que sucede, por ejemplo, en las pensiones donde la mitad de las pensiones que tienen un subsidio importante están dirigidos a sectores pudientes, tenemos que lograr  también que haya una menor evasión de impuestos vía el fortalecimiento de la DIAN,  la utilización de la factura electrónica, la penalización de la evasión; ayer veíamos lamentablemente que  a una de nuestros iconos en el tema de la cultura, cantantes, músicos, deportistas importantes, permanentemente tienen que vérselas con las autoridades penales en otros países porque aparentemente hay evasión de impuestos, y aquí en Colombia desafortunadamente con la evasión no pasa nada y esa es una de las prioridades que estamos desarrollando en el gobierno para evitar esta evasión; pero en esta ley de financiamiento hay una reducción efectiva de la tarifa en las empresas, esta es una muestra del compromiso y la confianza que tiene nuestro gobierno con el desarrollo empresarial porque esta reducción en el impuesto en la renta, sumado al descuento del IVA y del ICA y al desmonte gradual de la renta presuntiva permitirá reducir la tarifa efectiva de  tributación de una empresa mediana en 17.5 puntos porcentuales.

A sí mismo para el crecimiento económico en el mediano plazo esta ley de financiamiento debe generar un aumento del punto 17% en este año, del punto 40% el año entrante, del punto 35% en el 2021 y el punto 30% en el en el 2022.

De tal manera que alcancemos esa meta de objetivo, ese objetivo de crecimiento del 4.5% en el año 2022, pero sabemos que el esfuerzo tributario es importante pero no es suficiente y por eso se requieren medidas orientadas a aumentar la productividad de las empresas, reducir los trámites, fortalecer los encadenamientos productivos. tenemos que lograr que aquí, está visión de cadenas productivas que generen valor agregado, que nos permiten esa diversificación con la cual podamos conquistar el mercado internacional, tenga prioridad dentro de todo el desarrollo de nuestra política económica para poder aumentar las exportaciones tradicionales tal como viene ya sucediendo; el año pasado un crecimiento del 6.5%, para este año se estima un crecimiento de las exportaciones no tradicionales del 10 y medio porciento, el año entrante del 11% y 10% en el año 2022.

Confiamos que esta ley de financiamiento traerá mejores condiciones para el desarrollo empresarial, pero repito, esto no es suficiente, esto tiene que ir de la mano de una reducción en el tamaño del gasto del Estado, tenemos que lograr que el gasto sea menor y sea más eficiente y para esto es importante mantener congelada la nómina, aumentar la eficiencia de las entidades públicas, evitando tantas duplicidades como existen en la actualidad.

Les confieso una cosa, la última vez que había sido funcionaria fue en el año 2003,  es decir hace 16 años, y estoy aterrada, al regreso al gobierno y encontrarme un estado gordo, burocrático, pesado, lento, costoso, todo eso tenemos que asimilarlo para reducir el tamaño del Estado, para hacerlo mucho más eficiente y de ahí entonces todo este esfuerzo que estamos haciendo tanto en eliminar esta duplicidad de funciones y reducir los trámites cómo lograr realmente aumentar el uso de la tecnología, general a través de toda esta revolución industrial mejores condiciones para que el aparato del Estado sea más eficiente, más transparente, eso tiene que ser un uso fundamental de la tecnología y también hay que hacer un esfuerzo enorme en lograr una mejor defensa jurídica del Estado, atendiendo el pasivo por las sentencias y conciliaciones.

Doctor Quijano, usted que es siempre tan exigente en los datos y en las cifras, le cuento una cosa, los pasivos por sentencias a cargo de la nación en la actualidad alcanzan 7.5 billones de pesos y más de la mitad de esos pasivos obedecen a los intereses de mora, por qué, porque no se han pagado intereses y muchas sentencias están pendientes desde hace ya cinco años, esto es un mal manejo de la política económica, esto es un buen negocio de los acreedores que están viendo engordar el tamaño de su cartera y aquí los dolientes somos todos nosotros.  Por esa razón una de las prioridades que ha señalado el presidente Duque es justamente hacer una gestión de defensa jurídica de la nación que sea exigente, que sea eficiente.

En este momento las demandas que hay contra la nación alcanzan pretensiones por 370 billones de pesos. Por fortuna tenemos en esa Agencia de Defensa a la Nación un equipo de gente muy valioso, partes de ese equipo venía el gobierno anterior; a mí no me gusta los que dicen, es que todo empezó bien desde ahora, no, aquí hay que reconocer también que hay gente y hay equipos que vienen, pero el énfasis en esta defensa que está haciendo ahora el doctor Camilo Gómez, nos debe permitir a nosotros reducir estas expectativas de estos 370 billones y entonces lograr  esa reducción de costos en el Estado, hay obviamente entidades que están muchísimo más evidentes entre lo que son estos pasivos, lamentablemente el Ministerio de Defensa, La Fiscalía y el aparato judicial, muchas veces inclusive por detenciones injustas hay demandas de cerca de 22 billones de pesos, por personas que han sido privadas injustamente de la libertad, hay, por ejemplo, cerca de un billón de pesos en demandas contra la nación por una señalización insuficiente en las carreteras, todas estas cosas debemos estar conscientes que en una buena gerencia pública, hay que corregirlas y debemos estar conscientes que las condenas a la nación el día de hoy las tenemos que pagar todos nosotros, pero sobre todo las van a tener que pagar nuestros hijos.

Y una cosa que hay que lograr en el manejo del Estado es la repetición contra los funcionarios que sean responsables de estas condenas. Eso es una acción de repetición que el Estado colombiano casi nunca ha desarrollado, entonces aquí tenemos que hacer tomar conciencia a cada funcionario que si por decisiones de ellos, o por omisiones de ellos si el día de mañana la nación es responsable civilmente eso tiene que en un momento determinado poder repetirse contra el funcionario responsable.

De allí la importancia que tiene nuestro Plan de Desarrollo, y aquí yo pediría que me pasen rápidamente 3 filminas porque quiero mostrarles, este es un Plan de Desarrollo en donde nosotros lo que hemos querido hacer es seguir este lineamiento del presidente Duque, es legalidad, es emprendimiento y equidad. Colombia tiene que ser un país en donde el respeto a la ley, el respeto a lo ajeno, el respeto a la palabra empeñada, el respeto a los contratos, de verdad sea uno de los ejes rectores de nuestra sociedad.

En segundo lugar, el emprendimiento, no solamente los emprendimientos nuevos, la economía naranja, todos los desarrollos empresariales alrededor de la cultura, de la tecnología, sino promover el emprendimiento en todos sus campos para generar ese mayor crecimiento y mayores empleos, y estos dos elementos son los que nos tienen que producir equidad.

Colombia tiene que corregir esta desigualdad que es totalmente aberrante y lo importante es cómo nuestro Plan de Desarrollo tiene unos pactos transversales, ay que todos ustedes están familiarizados, este es un Plan de Desarrollo que está concebido en función de los objetivos de desarrollo sostenible, en el 2030 Colombia tiene que haber logrado con indicadores muy exigentes una avance  fundamental en todos estos objetivos de sostenibilidad, el desarrollo minero energético sostenible, calidad y cobertura de servicios públicos, un transporte masivo que sea cada vez más eficiente y desde el punto de vista ambiental también sostenible, el énfasis en ciencia, tecnología, innovación.

Hablaba ahora con el doctor Quijano,  cómo tenemos una Misión de Sabios que se conformó recientemente con 45 sabios en los cuales hay varios extranjeros, hay un 60% de colombianos, un 40% extranjeros, aquí tenemos premio Nobel, que ninguno de ellos está cobrando nada, todos están haciendo esto de manera gratuita, para qué, para diseñar una hoja de ruta sobre cómo Colombia tiene que dar pasos adelante en materia de ciencia, tecnología, innovación, aplicar todo esta innovación al aparato productivo tanto para la diversificación como para la asimilación de toda esta cuarta Revolución Industrial, el desarrollo de la economía naranja, toda la transformación digital, la equidad a las mujeres, la incorporación de las minorías, los grupos étnicos, las personas con discapacidad, todo el tema de la cultura a la legalidad, el gobierno eficiente conecta las regiones y con esto es un tema bien importante, conectar el territorio y conectar las regiones, y aquí yo tengo un problema y es que soy muy mala para hacerme publicidad a mí misma, entonces ahora voy aprovechar un consejo del doctor Quijano, dentro de este tema de las regiones hay un tema nuevo que tiene este Plan de Desarrollo y es un capítulo sobre océano que lo hemos incluido, porque es una de las tareas que tiene la Vicepresidencia de la República; nosotros estamos convencidos que en el océano radica una fuente riqueza enorme, tenemos que definir políticas sobre la exploración offshore, sobre el desarrollo minero, sobre la investigación en biotecnología, con todo lo que tenemos nosotros en los océanos pero siempre con esta condición de sostenibilidad, cuidado del océano, cuidado del agua, que es uno de los activos valiosísimos que tiene nuestro país y las amenazas que comprometen este crecimiento son el estancamiento de la productividad lo cual se está trabajando mucho con el Ministerio de Comercio Exterior, Planeación y Hacienda; los rezagos en conectividad lo cual está trabajando muchísimo también la Ministra de las TICS; lograr nosotros, seguir aumentando el tamaño de la clase media en nuestro país, reducir la pobreza, es aumentar también el tamaño de la clase media, corregir la vulnerabilidad del cambio climático, que sabemos los daños que nos está haciendo, corregir esta desigualdad regional, por esto es un plan de desarrollo concebido desde la periferia, hacia el centro, con mucho énfasis en las regiones, es lograr la reducción de la pobreza y la ampliación de la clase media y el logro también de la equidad, que lamentablemente todo lo que hemos reducido en pobreza, no lo podemos exponer en un retroceso que tendríamos, si no se lograrán estos niveles de crecimiento más ambicioso, porque hemos tenido un crecimiento mediocre durante los últimos años.

Tenemos que corregir esa amenaza en este Plan de Desarrollo, lo que es muy importante es señalar que una parte el esfuerzo le corresponde al sector privado; aquí estamos suponiendo que durante estos tres años y medio tiene que haber una concurrencia de fuentes para alcanzar todas las inversiones necesarias para lograr ese crecimiento y el cumplimiento de todos estos objetivos de desarrollo sostenible; 1.096 billones de pesos del 2018 en donde consideramos que el sector privado debe tomar iniciativas para que ojalá el aporte del sector privado está alrededor de 366 billones, que con todo lo que está sucediendo en materia de infraestructura, todo lo que vamos a impulsar no solamente las 4G, sino nuevos proyectos en materia infraestructura, para el desarrollo empresarial, para toda la conectividad, para el acercamiento en las regiones, sin duda ahí hay un espacio muy importante, pero el resto va a ser vía presupuesto de la nación, 352 billones, el sistema general de preferencias 167 billones, los impuestos territoriales 128 billones, pero va a ser un tamaño en inversión sin precedentes que esperamos nosotros que permitan esa tasa de crecimiento.

Hoy estamos en el debate del  Plan de Desarrollo en el Congreso, bienvenida las críticas que se hacen, aquí lo que necesitamos es construir entre todos la visión de este país del futuro y entender que la posición que hemos tenido hasta ahora en temas tan importantes dentro de estos objetivos de desarrollo; es necesario tener metas ambiciosas, en el caso de la pobreza multidimensional esperamos que en el 2022 haya bajado el 8.4% la tasa de mortalidad, en la desnutrición de niños de 5 años al 5%, este es uno de los índices que todavía es insuficiente. El Presidente en esto viene insistiendo en que tenemos que bajar todavía más y ahí se está trabajando en eso, una cobertura de la educación superior de por lo menos al 80%. Colombia tiene que ponerse esa meta, el acceso a la educación superior tiene que estar garantizado por lo menos para el 80% de nuestro jóvenes, el acceso a las mujeres a cargos directivos se tiene que mantener mínimo en ese 50%, una cobertura plena en todos los hogares de internet, sobre todo por un énfasis especial que queremos dar con el Presidente a la educación digital, tenemos que lograr que a través de la educación digital aumentemos la cobertura pero también demos la oportunidad a tantos mayores y mujeres que no tuvieron en su juventud la oportunidad de una educación superior y hoy la pueden tener con la educación digital, reducir el nivel de desigualdad y sobre todo reducir también la tasa de homicidios cada 100 mil habitantes.

Este Plan de Desarrollo es un plan de todos, es para todos, está concebido con esa visión de largo plazo, con reformas estructurales que nos permitan seguir construyendo, como dice el doctor Fernando Quijano en su tesis doctoral, sobre lo que ya está construido.

Nosotros no hemos llegado con visión de adanes, de que todo empieza  con nosotros y termina con nosotros; tenemos un recorrido largo que ha hecho el país durante estos 65 años de La República y qué viene haciendo desde hace muchos años, por eso mencionaba el tema del ferrocarril del Norte y Aquileo Parra, y que entonces esta tradición de la ortodoxia, de la estabilidad, de la solidez de nuestra economía y nuestras instituciones sea ese faro que nos permita seguir creciendo, seguir incluyendo cada vez más a los colombianos en las oportunidades y aprovechar al máximo ese potencial que tiene nuestro país, como un todo y cada una de sus regiones aprovechando sobre todo que somos una de las poquísimas economías que puede ser de verdad competitiva en todos los campos de la producción, desde el minero energético, hasta el turismo, pasando por las manufacturas, especialmente la agroindustria donde tenemos un potencial enorme, en todos esos  acuerdos de libre comercio ya firmados, en todos esos campos, Colombia tiene que seguir estimulando nueva inversión, nuevo crecimiento, nueva generación de empleo y nueva fuente de riqueza para los colombianos de hoy y el futuro.

Los siguientes 65 años, cuando ya no estemos nosotros, esperamos que estos auditorios están llenos de todos los jóvenes que para entonces estarán ya en un mundo totalmente distinto, cuando uno lee a Yuval Noah Harari, que es este escritor tan maravilloso, y se pone uno a pensar hacia dónde va la humanidad, este cambio en la biotecnología,  este cambio en la infotecnología, esta cuarta revolución industrial y todas las transformaciones que se están dando, seguramente van a producir también cambios ya no solamente en la economía y en la sociedad sino en el propio ser humano.

 En estos próximos 65 años, hoy mucho es impredecible, pero en lo que nosotros si podemos aportar es a tener está mejor ambición sobre el país y comprometernos a fondo en que la educación y el crecimiento económico sean realmente los pilares sobre los cuales Colombia acabe la desigualdad y logremos ese país de verdad con el que todos hemos soñado desde siempre.
 Muchas gracias.

  

Relacionadas