Especiales Vicepresidencia

Noticia

Palabras de la Vicepresidente de la República, Marta Lucía Ramírez en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos – OEA

Washington, 08 de mayo de 2019
 
Quiero extender un saludo fraternal al Secretario General de la Organización de Estados Americanos – OEA, Luis Almagro, felicitarlo por la gran importancia que su labor ha devuelto a esta organización; saludar al Embajador de Estados Unidos, Carlos Trujillo, para nosotros es muy importante tener esta cercanía que tenemos con su gobierno, pero sobre todo esta convicción que compartimos sobre la necesidad de tener un hemisferio más integrado en función de los valores, la democracia, la libertad, la economía de mercado y la prosperidad que esperamos para todos los ciudadanos de nuestro hemisferio.

Quiero saludar muy especialmente al Embajador de Colombia ante la Organización de Estados Americanos, el doctor Alejandro Ordoñez, sé que este es un escenario propicio para destacar la tarea que todos ustedes, señores embajadores, vienen desarrollando en un momento crítico y definitivo para el futuro de nuestro hemisferio.

Sabemos que la defensa de los derechos humanos, de las libertades, de la economía de mercado van de la mano con la tarea que cada uno de ustedes desarrolla en este escenario. Y por supuesto los principios rectores del sistema interamericano constituyen el foro natural para la mejor cooperación, el desarrollo y la prosperidad de nuestras naciones.
 
En el día de hoy nos convocan temas que son de importancia estratégica para el progreso. Primero, el multilateralismo interamericano, este es el tema de la próxima Asamblea General que se realizará en Colombia en algo menos de dos meses; en segundo lugar, la transparencia y la lucha contra la corrupción; y, en tercer lugar, la crisis política, económica y social que aqueja al hemisferio por cuenta del régimen de la dictadura que está sufriendo el pueblo venezolano.
 
He optado por abordar estos 3 temas con ustedes, toda vez que la dictadura destruye las bases de la democracia y el respeto a los derechos humanos. La corrupción distorsiona las instituciones y socava el imperio de la ley.Es en lo que todos los americanos creemos, porque solamente con el cumplimiento de la ley y con el respeto a la constitución como lograremos el progreso y el desarrollo en nuestro hemisferio.

Por estos motivos he querido aceptar esta invitación, agradecer en nombre, no solamente mío, sino del gobierno de Colombia porque  tenemos la plena convicción de quela única forma de erradicar estas problemáticas es por medio de una acción intersectorial y de cooperación entre todos nuestros países, entendiendo siempre que hay una verdadera corresponsabilidad; corresponsabilidad en la lucha contra el narcotráfico, contra la corrupción y la corresponsabilidad en el fortalecimiento de las instituciones democráticas que son las únicas que nos pueden garantizar el progreso de nuestros pueblos.

En ese sentido, debo resaltar los invaluables aportes realizados por la OEA durante estos 71 años cuando nuestras naciones tomaron conciencia de la importancia de integrar nuestros esfuerzos en la búsqueda de la paz, la seguridad, el desarrollo y la transparencia. Hemos superando tiempos difíciles, cuando por cuenta de ese engendro del socialismo del Siglo XXI se intentó debilitar esta institucionalidad y cuestionar su legitimidad.

Para el caso particular de Colombia, la OEA hace parte de nuestra esencia, de hecho fue un presidente colombiano, el Presidente Alberto Lleras Camargo quien tuvo una importancia fundamental en la creación de la OEA, y la OEA ha sido siempre un aliado estratégico mediante su apoyo con las misiones de observación electoral, que nos ha permitido en Colombia mantener un sistema electoral transparente, obviamente siempre un sistema que debe ser perfectible porque también hemos tenido críticas a nuestro sistema electoral, pero estamos convencidos que este sistema es un sistema que nos ha dado la garantía de una democracia continuada en Colombia, mitigando también los riesgos enormes de la corrupción en la política.

Estas misiones especiales para la paz y los derechos humanosen el marco del conflicto armado interno que por décadas desangró a Colombia, han tenido una gran importancia, sobre todo más recientemente con el apoyo de la OEA y sobre todo para fortalecer este cerco diplomáticoque el Presidente Iván Duque ha venido planteando como una condición necesaria para quitarle el oxígeno a la dictadura venezolana.

Esta también es una nueva oportunidad para reiterarles a ustedes nuestra invitación a que nos acompañen a Medellín en el marco de la próxima Asamblea General. Desde el Gobierno de Colombia, bajo el liderazgo del Presidente Iván Duque y la efectiva gestión diplomática de nuestro canciller, Carlos Holmes Trujillo y el embajador, Alejandro Ordoñez, tenemos grandes expectativas para trabajar y aportar al multilateralismo interamericano, de tal manera que podamos encontrar respuestas a los grandes desafíos que enfrentamos en las américas.

Quiero citar las generosas palabras del secretario General Almagro al referirse a Colombia como “un socio, amigo y colaborador estrecho de la Organización en cada uno de los temas de nuestra agenda; prueba de ello es la decisión de su gobierno de ser anfitrión de la próxima Asamblea General de la OEA”.Así es señor secretario, Colombia será siempre un aliado para la defensa de la democracia, para el fortalecimiento de las instituciones, para el fortalecimiento de la integración hemisférica, para la búsqueda y construcción de paz y el desarrollo de nuestros pueblos; un aliado para el apoyo a las crisis migratorias, la cooperación internacional y también un aliado para el dialogo político, indispensable para luchar contra la corrupción, erradicar la pobreza y propiciar el desarrollo en nuestro hemisferio.
 
No obstante, Colombia requiere de su apoyo hoy más que nunca, porque la crisis que estamos viviendo es una crisis compleja tanto en el aspecto política, económico y social como consecuencia de la presión que está ejerciendo sobre Colombia la migración Venezolana, por cuenta de una dictadura criminal que ha sido condenada por la comunidad internacional y que a diario expulsa cientos de miles de personas a la frontera en condiciones de física hambre, en las condiciones más dolorosas para cualquier ser humano. Tuve la oportunidad de acompañar hace tres semanas con el Presidente Iván Duque, al Secretario de Estados Unidos,  Mike Pompeo y él no podía creer lo que Usted ya había visto, Secretario Almagro cuando estuvimos juntos en Cúcuta, ver gente joven en condiciones verdaderamente de inanición, parejas muy jóvenes, los hijos de cualquiera de nosotros podrían estar en unas circunstancias parecidas, a la de estos jóvenes que veíamos de 20 y 21 años, parejas con dos, o tres bebés en sus brazos diciendo: nosotros vamos para Chile, para Perú, pero muchos ellos decididos quedarse en Colombia, y con el Secretario Pompeo les preguntamos cuánto tiempo les demora llegar a Chile y tenían todos las cuentas exactas, tenemos familiares que pasaron a Chile y se demoraron 42 días en llegar pero porque iban con niños en sus brazos, pero sí usted va con niños se demora cerca de 29 días. Es totalmente inaceptable lo que está viviendo nuestro hemisferio y lo que está viviendo el pueblo venezolano por cuenta de esta dictadura, de tal manera que la solidaridad que ha tenido Colombia con Venezuela la tendríamos una y mil veces más, pero también es cierto, el pueblo Colombiano, la economía, las instituciones colombianas tienen límites y esa migración está ejerciendo una gran presión sobre nosotros. Colombia no ha dudado, bajo el liderazgo del presidente Iván Duque, en utilizar recursos muy importantes de nuestro presupuesto para incrementar el presupuesto de la salud y ofrecer atención médica humanitaria a los venezolanos que llegan, no hemos dudado en nuestros esfuerzos para ofrecer educación a los niños venezolanos y en ofrecer también las oportunidades de empleo, sin embargo, esta es una crisis que tenemos que solucionar más temprano que tarde entre todos nosotros.

La Transparencia y la lucha contra la corrupción constituyen de nuestros elementos fundamentales en el Gobierno del Presidente Iván Duque. Nosotros sabemos que defender lo público, es no solamente en asunto de ética, de cumplir la ley, de cumplir con las normas sino también es un asunto que nos garantiza el progreso o por el contrario nos condena a mantener a nuestros países en la pobreza y en el retraso.

Porque cuando no se combate la corrupción, perdemos recursos de la educación, de la salud, para la infraestructura, para el desarrollo económico, por esa razón nuestro gobierno está decido en adelantar una guerra sin tregua contra los corruptos en Colombia y en nuestro hemisferio. Nosotros creemos que esta guerra sin tregua hay que adelantarla fortaleciendo nuestro sistema judicial; aquí me está acompañando nuestro Viceministro de Justicia, Juan Francisco Espinosa, él ha venido trabajando de la mano con la Ministra Gloria María Borrero y el Presidente Iván Duque en toda nuestra estrategia contra el narcotráfico, pero también en fortalecer nuestro sistema judicial para acabar la impunidad que ha favorecido tanto a los corruptos; pero creemos que aparte de fortalecer el aparato judicial tenemos que lograr más y más transparencia, que se conozca toda esta información que muchas veces por estar reservada favorece justamente las actividades de los corruptos y esa es una de las razones por las cuales creemos que la transparencia tiene que ser elemento diferenciador del Estado para poder ganar la confianza de los ciudadanos.

Nosotros vemos que uno de los riesgos que enfrenta la democracia en el hemisferio es justamente esa pérdida de confianza ciudadana en todo y en todos. Lo hemos visto varias veces en las encuestas en el Latinobarometro, los ciudadanos no creen en el aparato judicial, en nuestros congresos, en nuestros partidos, en nuestra clase política, en los gobiernos y tampoco están creyendo en el Estado, en el sector privado, en los medios de comunicación, cuando se pierde la confianza ciudadana no hay quien defienda un sistema. Nosotros sabemos que el sistema democrático del hemisferio tiene deficiencias, que es perfectible pero que hay que perfeccionarlo desde adentro, fortaleciendo esa institucionalidad y para ello es necesario que los ciudadanos puedan confiar y por eso nuestro compromiso con la transferencia como una manera de lograr aumentar la confianza.

Nosotros estamos totalmente en sintonía con la reflexión de Ban Ki-moon, quien manifiesta que "la corrupción malogra las oportunidades y crea desigualdades flagrantes. Socava los derechos humanos y la buena gobernanza, frena el crecimiento económico y distorsiona los mercados".

Nuestros esfuerzos están enfocados en la generación de incentivos, porque si bien el Estado colombiano tiene esta tarea de combatir la corrupción con verticalidad también entendemos que la transparencia se va cultivando todos los días con probidad y ambientando una cultura de legalidad, de la eficiencia, la austeridad en el gasto y la coherencia en la forma de gobernar. Solo así podemos desarrollar mejores modelos de gestión pública, mejores prácticas en el manejo del Estado para poder impulsar efectivamente cada sector de la sociedad.

Desde un enfoque psicosocial, el problema podría ser contrarrestado por medio de una seria de incentivos que eviten la corrupción, donde los diferentes escándalos por desfalcos, sobornos, tráfico y enriquecimiento ilícito, asombren a la opinión pública y a las mismas autoridades, para de esa manera hacer más efectiva la ley y que las personas se motiven a participar en veedurías, en ejercer una verdadera rendición de cuentas, en pedir más información de los funcionarios y los demás mecanismos de participación que ayuden a poner fin al problema.

Es por eso que nuestro Gobierno ha insistido en una propuesta que sé que ustedes han analizado acá, de conformar una Lista C, de aquellas empresas, compañías que se han visto involucradas de manera repetida en hechos de corrupción. Yo entiendo los argumentos que preocupan a varios de ustedes, pero estoy convencida que si todos tenemos buena voluntad podemos solucionar las preocupaciones y las críticas frente a esta eventual lista, pero lo que no podemos hacer es cerrar los ojos frente a la evidencia que tenemos de que hay compañías que se han caracterizados por estar involucradas en hechos de corrupción en uno y en otro de nuestros países y repetidamente llegan y contratan con los estados, tanto en el nivel nacional como local. Muchos alcaldes, gobernadores en nuestro país ha contratado, quizás de manera incauta con estas empresas y organizaciones de la corrupción y de la criminalidad y al hemisferio le hace daño tener los ojos cerrados frente a estas situaciones evidentes.

Quiero compartir con ustedes varias medidas que hemos venido tomado en el gobierno nacional precisamente para lograr más transparencia y combatir la corrupción:

En primer lugar.Como consecuencia del escándalo de Odebrech que ha afectado a tantos de nuestros países, tomamos la decisión de incluir en todo lo que tiene que ver con el desarrollo de la infraestructura colombiana, un decreto mediante el cual se deciden unos pliegos Tipo para la construcción de la infraestructura; no queremos, como dice el Presidente Iván Duque, tener pliego de licitación hechos a la medida del sastre, el sastre lo hace a la medida de las compañías interesadas; nosotros queremos unos pliegues de licitación que sean verdaderamente universales, incluyentes, que nos garanticen una amplia concurrencia de posibles proveedores del Estado, de tal manera que acabemos esta cartelización de únicos proponentes que muchas veces encontramos en las compras públicas.

En segundo lugar. También hemos venido trabajando en hacer transparentes las declaraciones de renta de los funcionarios; todos los funcionarios de nuestro gobierno hemos sometido voluntariamente las declaraciones de renta nuestras al escrutinio público. Déjenme confesarles que hubiera querido algo más ambicioso, exigir no solamente la declaración de renta de los funcionarios, sino también la de sus esposas o esposos, la de sus hijos menores, la de sus padres, porque muchas veces en nuestra región hemos visto cómo se utiliza la familia como testaferros para esconder activos adquiridos de manera ilícita o al menos de manera muy poco transparente, sin embargo lo que tenemos hoy es la publicación de las declaraciones de renta.

En tercer lugar.Fortalecer las herramientas de control interno en el Estado y estamos avanzando mucho en este sentido, que haya cada vez más meritocracia, que los funcionarios accedan a los cargos por su conocimiento, por su experiencia, por sus méritos, no por hacer parte de una rosca clientelista de los amigos del poder o de los políticos cercanos al poder
En cuarto lugar.Nuestro esfuerzo para derrotar la corrupción incluye también la facilitación y la agilización de todos los trámites frente al Estado; la simplificación tributaria que acabamos de hacer en la reforma, que se hizo a finales del año pasado y también lograr de esta manera que el sector privado mismo contribuya en la autorregulación. Queremos, como también como lo advirtió Kofi Annan; un gobierno eficaz, transparente, responsable, confiable, que actúe bajo el cumplimiento de la ley como condición necesaria para ese desarrollo sostenible que requiere Colombia y toda la región.
 
Quiero referirme nuevamente al caso de Venezuela que es una situación y una tragedia conocida suficientemente por todos y que es la peor crisis humanitaria que ha vivido nuestro hemisferio. Colombia ha hecho todos sus esfuerzos y lo seguiremos haciendo, entendiendo que desafortunadamente cada día que pasa es más difícil para nuestro país sobrellevar esta situación que también sabemos que es crítica para otros, el caso de Perú, Chile, Brasil, cada uno en su proporción está sintiendo esta presión y en este mar de dificultades que enfrenta el pueblo venezolano, para nosotros ha sido muy importante saber que somos varios los países del hemisferio que estamos apoyando al pueblo venezolano, que estamos apoyando una salida pronta de esta dictadura criminal y que estamos comprometidos en lograr que Venezuela pueda solucionar, en el muy corto plazo, esta situación para hacer una transición hacia unas elecciones libres tal y como es el deseo del Presidente Juan Guaidó y como repetidamente nos lo han dicho todos nuestros amigos en la oposición venezolana. El Presidente Iván Duque, como ustedes saben, ha estado permanentemente en contacto con cada uno de ellos, con María Corina Machado, Leopoldo López, Julio Borges, Antonio Ledezma y con el Presidente Juan Guaidó para que el trabajo mancomunado de todos ellos sigua alentando al pueblo venezolano, para que puedan tener fe y confianza en que van a tener la solución a esta crisis con el apoyo de la comunidad internacional.

Ayer tuve la oportunidad de reunirme tanto con el Vicepresidente Mike Pence, como con el Secretario de Defensa, Patrick Shanahan, quiero agradecer las manifestaciones recibidas del gobierno de Estados Unidos, sobre la disposición que tienen de contribuir de todas las maneras posibles, no solamente con Colombia, sino con el hemisferio para la pronta solución de esta crisis humanitaria que vive Venezuela.

En la reunión del Grupo de Lima sostenida el pasado 15 de abril en Santiago de Chile,  se exhortó al secretario general de Naciones Unidas, la Asamblea General y al Consejo de Seguridad a tomar acciones para evitar el progresivo deterioro de la paz y la seguridad y a brindar urgente asistencia humanitaria a la población de migrantes procedentes de Venezuela. El Grupo de Lima ha cumplido un papel definitivo en la creación de condiciones que permitan que en Venezuela haya pronto regreso a la democracia y a la libertad.

Nuestro país ha trabajado no solamente en los escenarios internacionales, sino sobre todo en desarrollar instrumentos nacionales para poder atender esta crisis migratoria, expedimos un documento CONPES recién se inicio este gobierno, donde se define presupuesto y estrategias para poder satisfacer las necesidades en materia de educación y salud para los migrantes venezolanos, pero también hemos apoyado con mucha convicción el trabajo que se hace a nivel regional. Aquí precisamente en la OEA se apoyó la creación de un grupo de trabajo que próximamente entregará su informe de recomendaciones, y la resolución que aprobó el Consejo Permanente,  presentado por Colombia en enero de 2019, con 19 votos a favor donde los miembros acordaron declarar ilegítimo el nuevo periodo del régimen de Nicolás Maduro y urgir a todos los Estados miembros a adoptar medidas diplomáticas, políticas, económicas y financieras apropiadas para contribuir con la restauración del orden democrático en Venezuela.

También a nivel multilateral, Colombia, no solamente se convirtió en uno de los líderes en el Pacto Global para una migración Segura, Ordenada y Regular, sino también ha trabajado con la ACNUR, Organización Internacional de Migraciones, en la designación del Ex vicepresidente guatemalteco Eduardo Stein, como representante especial conjunto, y se avanza en creación de una plataforma financiera regional, con el concurso del Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco de Desarrollo de América Latina-CAF.,  para lograr atender estas necesidades de la migración. También en diciembre se lanzó de manera conjunta por ACNUR, y la Organización Internacional de Migraciones ese plan de respuesta regional para los refugiados, los migrantes provenientes de Venezuela.

Quiero terminar diciéndoles: necesitamos ser más creativos, más efectivos tanto en la defensa de la democracia venezolana como en prevenir situaciones similares a las de Venezuela en el futuro inmediato de nuestro hemisferio.

Esta mañana que tuve la oportunidad de asistir a una reunión en la Cámara de Comercio, compartía con ellos cómo tuve el privilegio de haber sido Ministra de Comercio Exterior a comienzos de este siglo, trabajamos juntos con los gobiernos de cada uno representa para haber logrado en ese momento la creación de la Zona Hemisférica de Libre Comercio de las Américas. Que pesar haber perdido esa oportunidad, y tengo que decirlo que nuestro hemisferio fue débil ante la posición que en ese momento planteó Hugo Chávez, fue posible en ese momento que un discurso populista en contra de una integración con Estados Unidos les ganará a tantos países el deseo de integrarnos para transferirnos conocimiento, inversión, desarrollo, infraestructura, oportunidades.  Otra sería la historia del hemisferio si hubiéramos tenido ese acuerdo de libre comercio de las Américas, estaríamos hablando de tecnología, de la cuarta revolución industrial y no estaríamos sufriendo el horror de esta dictadura que sufre Venezuela.

Tenemos que utilizar todos los escenarios que estén disponibles para corregir los errores del pasado, para prevenir en el futuro situaciones similares, para aprovechar escenarios que sean abiertos, yo quiero decir para nosotros ha sido muy importante que esta iniciativa que presentó el fallecido presidente Alan García, de la Alianza del Pacífico es una iniciativa de la mayor importancia. Colombia está totalmente decidida a seguir avanzando la integración con los países miembros de esa Alianza del Pacífico y de seguir avanzando en todos los mecanismos de integración económica, comercial, de inversión, de promoción, del desarrollo, que tengamos dentro de nuestro hemisferio.

Colombia quisiera proponer que seamos mucho más audaces, por ejemplo, en tener una integración de nuestros sistemas educativos, cómo podemos nosotros valernos de la tecnología, de la educación digital para compartir entre nuestras universidades públicas programas de educación superior, carreras universitarias que nos den la oportunidad de ofrecer a nuestra juventud esa formación y esa educación que de verdad le permitan convertirse en emprendedores viables, exitosos, que puedan solucionar no sólo los problema del desempleo, sino el más doloroso de todos, que es el problema de la desesperanza que está aquejando y a buena parte de la juventud en nuestro hemisferio.

Quiero invitarlos a todos ustedes a que vengan a Colombia, reiterarles que Colombia está comprometida con esta organización que felicitamos el trabajo de todos ustedes e invitarlos a pensar de manera más audaz en esa defensa de los valores democráticos, en esa defensa del desarrollo, en esa búsqueda permanente de las oportunidades, porque nosotros no podemos ser inferiores a lo que la historia está exigiendo de nosotros.

Este no es el momento para tener actitudes contemplativas, no timoratas en la defensa de la democracia y de los valores, este no es el momento de tratar de pasar de agache, como decimos coloquialmente en Colombia, cuando vemos nosotros que hay otras potencias en el mundo que se han desarrollado durante los últimos 20 años porque han tenido un objetivo constante, educar a sus pueblos, darle esperanza a la gente, construir economías cada vez más competitivas y ese es parte del desafío que tenemos que proponernos todos nosotros hoy; y eso es lo podemos lograr con instituciones más sólidas y con un sistema de derecho mucho más confiable para todos. Los invito a todos a Colombia, a trabajar juntos por solucionar esta tragedia humanitaria de Venezuela, ¿qué bien podría ser la tragedia humanitaria en cualquiera de nuestros países el día de mañana?
Nosotros no podemos permitir que se consolide en Venezuela lo que también hemos visto con gran impotencia todos nosotros durante más de 50 años en el caso de Cuba y hay otros que pueden ir en esa misma dirección, ese riesgo lo tenemos que conjurar en este hemisferio con la amistad, la solidaridad y con los valores que todos compartimos.

Muchísimas gracias.

Relacionadas