Especiales Vicepresidencia

Discurso

Palabras de la Vicepresidente de la República Marta Lucía Ramírez en Diálogo Interamericano

Bogotá, D.C., 14 de febrero de 2019
 
Estar aquí con ustedes es un honor, y un verdadero reto poder dirigirme a un público experto para abordar un tema como el de Venezuela y la crisis humanitaria, que tiene tantas preguntas y aristas, con tan pocas y complejas respuestas, cargadas sobre todo de mucha incertidumbre.
 
En este mar de dificultades que afronta el pueblo venezolano y que impacta seriamente a Colombia, que con tanta generosidad y esfuerzo está apoyando la tragedia de la migración forzada, es muy gratificante sentir el compromiso del Dialogo Interamericanocon el futuro Venezuela, de Colombia y de América Latina; futuro que esta estrechamente relacionado y con el que estamos muy comprometidos desde el Gobierno del Presidente Iván Duque.
 
Colombia es el país más afectado por la grave crisis política y humanitaria que actualmente vive Venezuela. Hemos recibido más de:
 
- 1,2 millones de migrantes venezolanos.
- 400 mil colombianos retornados.
- 40 mil venezolanos que cruzan la frontera diariamente para abastecerse y recibir atención médica.
 
Nuestro país continuará actuando con generosidad frente a la situación que vive el hermano pueblo venezolano, sin dejar de mantener vigilancia y control en la extensa zona de frontera (2.200 kilómetros).  
 
Como ustedes saben, esta situación nos ha traído una serie de dificultades y retos en materia de salud, educación, vivienda, seguridad, trabajo, etc., afectando duramente el presupuesto nacional, la operatividad de nuestras entidades públicas y la propia seguridad nacional.
 
Sin embargo, Colombia está lista, dispuesta a continuar ayudando en el cumplimiento del compromiso que adquirió con respecto a facilitar el acopio de la ayuda humanitaria en territorio colombiano, como ya se ha hecho en Cúcuta. Y nuestro Gobierno mantiene su firme determinación de contribuir a restaurar y fortalecer las instituciones democráticas en Venezuela. Continúa con una fuerte presión a nivel diplomático, económico y político para lograr la transición democrática en Venezuela.
 
La próxima reunión del Grupo de Lima tendrá lugar a fines del mes de febrero en Colombia. Los miembros del Grupo de Lima han jugado un papel muy importante, un papel definitivo en la creación de condiciones que permitan finalmente que en Venezuela haya democracia y libertad.
 
Acciones del Gobierno de Colombia
 
Para atender la crisis venezolana, el Gobierno colombiano ha actuado desde los niveles nacional, regional y multilateral. 
 
Quisiera aprovechar esta oportunidad para presentarles algunas de esas actuaciones:
A nivel Nacional: Colombia definió su política frente a esta crisis migratoria a través del documento CONPES 3950 adoptado el 23 de noviembre de 2018, el cual contiene un conjunto de estrategias para la atención de los migrantes provenientes de Venezuela, en áreas críticas: salud, educación, primera infancia, infancia, adolescencia y juventud, agua y alojamiento, inclusión laboral, entre otras.
 
Estas estrategias se implementarán en el mediano plazo, hasta el año 2021, para atender a más de un millón de migrantes que han llegado al país, por un valor total de USD 136 millones de dólares.
 
A nivel Regional: se hacen esfuerzos para que la migración sea segura, ordenada y regular, buscando la armonización de la respuesta de la región en el marco del Proceso de Quito que adoptó un Plan de Acción conjunto el pasado 23 de noviembre durante su segunda reunión.
 
Como bien saben, en Washington, en la OEA, se apoyó la creación de un grupo de trabajo que próximamente entregará un informe con sus recomendaciones y el Consejo Permanente aprobó una Resolución presentada por Colombia el 10 de enero de 2019 con 19 votos a favor, donde los miembros acordaron entre otras medidas: declarar ilegítimo el nuevo periodo del régimen de Nicolás Maduro que se inició el 10 de enero de 2019; Urgir a todos los Estados Miembros a adoptar las medidas diplomáticas, políticas, económicas y financieras que consideren apropiadas para contribuir a la restauración del orden democrático en Venezuela; Hacer un llamamiento para la realización de nuevas elecciones presidenciales con todas las garantías necesarias e Invitar a los Estados Miembros a implementar medidas para atender la crisis humanitaria en Venezuela y en los Estados afectados.
 
Colombia actúa en el marco del Grupo de Limay con el concurso de otros Estados democráticos, de conformidad con el derecho internacional y mediante herramientas políticas y diplomáticas, con el fin de contribuir a que en Venezuela se den condiciones favorables para el restablecimiento de la democracia.
 
El 4 de febrero de 2019, el Grupo de Lima emitió una Declaraciónsuscrita por once de sus miembros y sin el apoyo de México, mediante la cual reitera entre otros puntos su reconocimiento y respaldo a Juan Guaidó como Presidente Encargado de la República Bolivariana de Venezuela en atención a su Constitución y hace un llamado a la comunidad internacional para que le brinde su más fuerte respaldo; Acuerda reconocer y trabajar junto a los representantes designados por el gobierno del Presidente Guaidó en los respectivos países; Hace un llamado al restablecimiento inmediato de la democracia en Venezuela, mediante la celebración de elecciones libres, justas y transparentes tan pronto como sea posible; Condena las persistentes y serias violaciones a los derechos humanos cometidas en Venezuela y reitera su apoyo a un proceso de transición pacífica a través de medios políticos y diplomáticos sin el uso de la fuerza.
 
A nivel Multilateral:
 
El pasado 11 de diciembre Colombia aprobó el Pacto Global para una Migración Segura, Ordenada y Regular, en la medida que contribuye a gestionar el tema desde un enfoque de defensa de los Derechos Humanos y promoción de la cooperación internacional, afín con la estrategia que ha adoptado Colombia para afrontar la migración proveniente de Venezuela.
 
ACNUR y OIM han designado al ex vicepresidente guatemalteco Eduardo Stein, aquí presente con nosotros esta noche, como representante especial conjunto, y se avanza en la creación de una plataforma financiera regional, con el concurso del Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco de Desarrollo de América Latina-CAF.
 
El pasado 14 de diciembre de 2018 fue lanzado de manera conjunta por ACNUR y OIM el PLAN DE RESPUESTA REGIONAL PARA REFUGIADOS Y MIGRANTES PROVENIENTES DE VENEZUELA. El objetivo del mismo es responder a las necesidades de los venezolanos que se encuentran en movimiento y asegurar su inclusión social y económica en las comunidades que los reciben. Este plan que involucra 16 países de la región, requiere fondos por USD 738 millonesy se está recurriendo a la solidaridad internacional para obtenerlos. Es urgente poder contar con esos recursos.
 
Adicionalmente, se logró que el Consejo de Derechos Humanosadoptara una resolución, propuesta por un grupo de 42 países, que exhorta al Gobierno de Venezuela a que “acepte la asistencia humanitaria”. En relación con la Corte Penal Internacionalhay una carta remitida por ocho países (Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú, luego se sumaron Costa Rica y Francia) sobre la situación en Venezuela. El Gobierno alemán ha manifestado su apoyo a esta iniciativa, al igual que el Parlamento Europeo, el cual ha instado a la Unión y a todos sus miembros a hacer lo mismo.
 
Cuba, EEUU, China y Rusia


Ahora, en lo que respecta a los Estados Unidos, como ustedes saben, no tienen relaciones diplomáticas con el régimen de Nicolás Maduro, desde que éste anunciara su rompimiento el 24 de enero de 2019; de hecho, han reducido al mínimo su representación diplomática y consular en Caracas desde cuando Juan Guaidó asumió como Presidente Interino.
 
Luego de la asunción del Presidente Interino, el régimen de Nicolás Maduro rompió relaciones diplomáticas con Washington. Sin embargo, el 26 de enero de 2019, el Canciller de Maduro, Jorge Arreaza, anunció un acuerdo con los EE.UU. para negociar la apertura de ‘Oficinas de Intereses’ en Caracas y Washington; algo similar a lo que se había presentado con Cuba, al no tener relaciones diplomáticas. No tenemos conocimiento de los resultados de estas conversaciones.  Lo que sí parece ser evidente es que Cuba esta interesada en que EEUU se siga ocupando de la situación de Venezuela, induciendo a Maduro a “resistir”.
 
Los EE.UU. han sido, junto con Colombia, los grandes abanderados del reconocimiento internacional del Gobierno Interino.  Gracias a esta sinergia se han podido cosechar avances en el marco de la OEA, el Grupo de Lima y las Naciones Unidas, lo que se puede observar en el llamamiento a la Sesión Extraordinaria del Consejo de Seguridad el pasado 26 de enero de 2019.
 
En diversas entrevistas concedidas a medios internacionales en las últimas semanas, Nicolás Maduro ha solicitado la posibilidad de un diálogo con el Presidente Donald Trumppara aclararle lo que realmente sucede en Venezuela, con un presumible interés de permanecer en el cargo a cambio de mínimas concesiones.
 
No obstante, el 10 de febrero de 2019, EE. UU. presentó un proyecto de resolución sobre las elecciones presidenciales libres en Venezuela y la crisis de desabastecimiento ante el Consejo de Seguridad. Sin embargo, Rusiase opuso (usaría su derecho al veto) y propuso un “plan alternativo”. 
 
El régimen rusoapoya al chavista Nicolás Maduro y ha acusado al gobierno norteamericano de apoyar un “golpe de Estado” en Venezuela, al reconocer a Juan Guaidó como presidente interino. Además, el Gobierno ruso rechaza, "las tentaciones de intervenir en temas que constituyen principalmente asuntos internos" de países.
 
Desde la agudización de la crisis política, económica y social en Venezuela, los EE.UU., han emitido sanciones contra el Gobierno de Maduro. El Gobierno de los Estados Unidos, anunció el 24 de enero la entrega de ayuda humanitaria a Venezuela por valor de USD 20 millones que serán entregados a través del Gobierno del Presidente Interino Juan Guaidó.  Por su parte, Chinaha anunciado que EE. UU. debe asumir la responsabilidad por las consecuencias de sus sanciones contra Venezuela, para que Nicolás Maduro renuncie.
 
El pasado 28 de enero El Departamento del Tesoro, impuso sanciones que afectan aproximadamente el 90 % de las divisas que ingresan a Venezuela. El dinero producto de la venta de petróleo desde la estatal petrolera PDVSA no estaría a disposición de Maduro e iría a cuentas bloqueadas; los EE.UU. congelará la compra de combustibles provenientes de Venezuela, lo que pondría en dificultades el abastecimiento interno.
 
Es necesario esperar algunas semanas para evaluar la efectividad de las sanciones petroleras, considerando que Maduro ha comenzado a buscar alternativas para recibir pagos por el petróleo venezolano utilizando un banco ruso.

Reflexiones finales
 
Como estamos viendo, todas estas sanciones y acciones de reconocimiento internacional han tomado demasiado tiempo y aun no surten efecto en el inmediato plazo.  Sin embargo, hay que profundizar con urgencia las mismas y lograr acciones de geopolítica que involucran a los EEUU, Cuba, Rusia y China, entre otros.
 
Pero a mediano y largo plazo nos urge ser más disruptivos y romper el paradigma de dilación de toma de decisiones estratégicas para la región.
 
Necesitamos máspensamiento más creativo y más efectivo para defender las democracias de las Américas.  Más eficiencia en la ejecución, más educación y aportar a la innovación en políticas públicas que verdaderamente beneficien a la población.
 
Necesitamos alcanzar la colaboración efectiva y mayor integración regional que nos permita construir nuestras propias certezas. En democracia el costo real de la desconfianza es la ruptura del contrato socialde Rousseau. Por eso se debe lograr que en Venezuela se elabore un nuevo contrato social en el que no primen la ideologización del pueblo, los clientelismos y la corrupción, sino la noción de lo colectivo y sujeción al derecho.
 
En América Latina y el Caribe debemos retomar los valores republicanos, el contrato social y generar pactos sociales para una institucionalidad fuerte. Necesitamos mantener la noción básica de democracia, dejarnos de interpretaciones y populismos de izquierda y derecha, los cuales desfiguran ese concepto sagrado en beneficio de oportunismos políticos. 
 
Pero no nos podemos quedar ahí. Necesitamos generar políticas públicas innovadoras, acordes a la nueva realidad, para fortalecer la debilitada democracia en nuestra región y promover las transformaciones sociales que reclaman nuestros habitantes.
 
Para eso tenemos que trabajar de la mano del empresariado colombiano, venezolano y latinoamericano y superar la alta informalidad empresarial y laboral.  Trabajar con la Alianza del Pacifico, la OCDE, la OIT, la OEAy otros organismos y mecanismos regionales de integración que nos ayuden a fortalecer empresas pujantes, que ofrezcan bienes y servicios que nos permitan generar riqueza nacional y los millones de empleos de calidad que necesita la economía y que merece cada hogar en la región.  Trabajar con ustedes, los think tanks.  Asegurar que los ciudadanos tengan oportunidades, vean los beneficios de la democracia y vivan en paz.
 
Somos un Gobierno que cree en el desarrollo empresarial y estamos convencidos que América Latina y el Caribe puede liderar una transformación social global a través de alianzas público-privadasque pongan al individuo en el centro de sus políticas.  Como lo ha dicho varias veces el Presidente Duque, se requiere tener humanismo en esta época de transformaciones tecnológicas.
 
Estas transformaciones deben ir acompañadas de políticas de equidad de género en América Latina.  Con ellas podemos lograr una sociedad justa, una sociedad equitativa, una sociedad que respete y valore a nuestras niñas y mujeres y que permita a todos sus miembros, demostrar sus capacidades y cumplir con nuestros sueños en pie de igualdad.
 
Necesitamos acelerar a fondo el fortalecimiento de nuestras democracias y ponerle mucha atención a temas como la transparencia, la equidad de género, la educación, la creación de empleos acordes con la economía digital, la competitividad y el bienestar integral de la población.
 
Como lo dijo el Secretario General de la OEA Luis Almagrorecientemente, Colombia es “un aliado fundamental en los procesos de fortalecimiento de la democracia del continente”. 
 
Así que cuentan con todo nuestro compromiso y les agradezco la oportunidad de haber podido contribuir con mis reflexiones a lo que espero sea una solución muy pronta de la mayor tragedia humanitaria que vive América Latina hoy en día.

 

Relacionadas