Especiales Vicepresidencia

Sin categoria

El Congreso de Angostura, 200 años de hermandad

​Columna de Opinión

Por: Marta Lucía Ramírez
Vicepresidente de La República
 
En 200 años nos han unido los ideales de dignidad y libertad. Por eso hoy adquiere más sentido conmemorar una fecha crucial que nos llevó primero a la libertad y luego a la República: El Congreso de Angostura que tuvo lugar en la Guayana Venezolana el 15 de febrero de 1819.
 
En este escenario se dio al general Simón Bolívar el título de presidente y se le concedió el mando absoluto sobre las tropas patriotas, encargándole el liderazgo de la campaña que se ordenó sobre el territorio de la Nueva Granada. Luego en Tame se reunió el Ejército de Venezuela con los Bravos del Casanare, y juntos ascendieron la cordillera para luego descender por el páramo de Pisba hacia Sogamoso para enfrentar luego las batallas del Pantano de Vargas y la del campo de Boyacá, que hicieron posible la toma de Santafé, una vez que el virrey Sámano y la Real Audiencia huyeron hacia el puerto de Honda.
 
Esta unión de ejércitos dejó perenne un sello en nuestras naciones hermanas a través del tiempo e impulsó batallas de lado y lado para derrotar enemigos actuales con el mismo propósito que unió al ejército de Bolívar: la libertad de las ciudades.
 
Conmemorar esta fecha nos debe llevar a una reflexión: qué hemos hecho con las libertades que se fijaron como derrotero político y que condujeron a la aprobación de la Ley fundamental de la República de Colombia, el 17 de diciembre de 1819, por el mismo Congreso de Angostura, a la cual adhirió la Nueva Granada libre.
 
200 años después esos valores fundantes siguen siendo fuente de lucha permanente porque hoy vivimos realidades que requieren liberarnos de la tiranías derivadas de pobreza y desigualdad. Ser un Estado nos obliga a luchar sin descanso por garantizar la soberanía del pueblo a través de las instituciones, de la democracia para garantizar el ejercicio de los derechos civiles y políticos y exigir los deberes de cada ciudadano.
 
En el discurso pronunciado por Simón Bolívar al instalar el Congreso de Angostura insistió en que “el sistema de Gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política”.
 
Este es justamente el propósito de la república que imaginaron los padres fundadores y que aún hoy perseguimos: pone su empeño en el bienestar y desarrollo de los ciudadanos, edificada sobre el acatamiento a las leyes y el respeto a las instituciones y el ejercicio de las libertades a cualquier interés individual.
 
Angostura es importante porque trajo al mundo de las instituciones el Consejo de Estado y determinó los atributos de la nueva nación, la cual debe ser absolutamente soberana, irrevocablemente libre, con un gobierno popular y una democracia representativa y la separación de poderes garantizando su independencia y colaboración armónica en función del fortalecimiento del todo superior: la sociedad.
 
Hoy evocamos la batalla libertadora y la creación de las instituciones con el compromiso de luchar por el fortalecimiento de la democracia colombiana que garantice la igualdad de derechos y oportunidades para todos nuestros ciudadanos por la recuperación de la democracia venezolana.
 
Columna publicada en El Espectador
https://bit.ly/2NeenPH

Relacionadas