Especiales Vicepresidencia

Noticia

“Tenemos que acabar esta adicción tóxica a la corrupción”: Vicepresidenta Marta Lucía Ramírez

  • ​​​​​La funcionaria invitó a hacer una reflexión sobre cuál es la causa de la corrupción, y el por qué la sociedad colombiana se ha enseñado en comulgar con este problema.
Bogotá D.C., 1 de octubre de 2018. - Acabar con la corrupción no es un compromiso solamente del Estado sino de toda la sociedad, cuando todos cambiemos, afirmó en la mañana de hoy la Vicepresidente de la República, Marta Lucía Ramírez, al instalar en el Club El Nogal, al norte de Bogotá, el VIII Congreso de Responsabilidad Social.

“Tenemos que acabar esta adicción tóxica a la corrupción. Colombia está llena de leyes y tenemos en la Constitución todas las garantías y obligaciones, pero muy poco se cumple. Vamos a sacar unas leyes en el Congreso para combatir la corrupción. Pero también debemos hacernos esa reflexión sobre cuál es la causa de la corrupción, por qué la sociedad colombiana se ha enseñado en comulgar con este problema. Esto es lo que ha permitido que coexista y se desarrolle el narcotráfico, las guerrillas, el paramilitarismo, las Bacrim y toda la ilegalidad en nuestro país”, señaló.

En una presentación pedagógica, la Vicepresidente resaltó que el gobierno del presidente Iván Duque está comprometido con recuperar la confianza en las instituciones y ese es un trabajo que se logrará entre todos.

“El problema no es la ética en lo público, sino en la sociedad colombiana. Por supuesto, quienes estamos en lo público tenemos mayor responsabilidad, pero cualquiera que incumpla la ley y le falle a la democracia debe recibir castigo. No podemos permitir que se siga erosionando nuestra sociedad desde los cimientos. Debemos lograr una coherencia ética entre el ser y el deber ser y es lo que debemos inculcar en nuestros niños”, resaltó.

Para la funcionaria, el precio de la corrupción genera consecuencias sociales de alto impacto. “El costo real de la corrupción es desconfianza, desesperanza, miseria, inmoralidad pública, cinismo social; lo que conlleva a la ruptura del contrato social. Es doloroso que el 74% de las personas no confían en el Estado y la justicia”.

Finalmente, la Vicepresidente destacó que el país debe seguir por la vía de la legalidad para que se haga cumplir la ley, apoyar el emprendimiento y así lograr que haya crecimiento económico y se genere empleo forjando equidad para alcanzar un equiparamiento y no seguir siendo uno de los países más desiguales del mundo.  

“Siempre ha existido en Colombia la banalidad y la burla hacia el mal. No podemos seguir viendo como jocoso lo que está mal hecho, sino que debemos valorar al que hace las cosas de manera positiva”, repuso.


Relacionadas